Finanzas

Coexphal presenta en Madrid el proyecto H3 para optimizar el riego en el sector hortofrutícola

  • Ofrece las claves de la agricultura de precisión en una jornada nacional sobre el I+D aplicado a regadío

La Red Rural Nacional, del Ministerio de Agricultura, albergó la jornada sobre grupos operativos de I+D en regadío. La Red Rural Nacional, del Ministerio de Agricultura, albergó la jornada sobre grupos operativos de I+D en regadío.

La Red Rural Nacional, del Ministerio de Agricultura, albergó la jornada sobre grupos operativos de I+D en regadío.

El proyecto ‘H3. Agricultura de precisión como ventaja competitiva del sector hortofrutícola andaluz’ lució sus características este jueves en la capital española, en una jornada de ámbito estatal organizada por la Red Rural Nacional, entidad dependiente del Ministerio de Agricultura, en el marco de un encuentro para el intercambio de experiencias de grupos operativos de investigación e innovación aplicada al regadío.

Victoria Cruz, representante de Coexphal, fue la encargada de mostrar las claves de la iniciativa con ADN almeriense, pues se está desarrollando por la propia patronal de frutas y hortalizas almeriense, junto a Caparrós Nature SL, Wise Irrisystem SL, Universidad de Almería y Proyecta Ingenio SL, con financiación 100% pública, por parte de la Unión Europea (Feader) en el 90%, y el 10% restante, a la Junta de Andalucía.

El objetivo de ‘H3’ pasa por optimizar la gestión integral del agua e incrementar la eficacia del uso del agua en los sistemas de riego de cultivo intensivos y al aire libre del sureste español con herramientas tecnológicas innovadoras; la aplicación de IoT (Internet of Things ) y Big Data, entre otros, mediante una plataforma integral multivariable al servicio de los agricultores, organizaciones de productores y comunidades de regantes.

Ahorro de un 25% de recursos hídricos

Tras el análisis de las técnicas de trabajo, se ha detectado que a pesar de la tecnificación de la agricultura, aún existe una brecha tecnológica que separa al agricultor de los medios para controlar y optimizar el uso del agua de riego.

El reto consiste en dotar al sector de herramientas, diseñadas para el primer agente de la cadena de valor, con las que se pueda de forma autónoma adquirir información inmediata del cultivo y así poder incidir en la toma de decisiones relacionadas con el riego, repercutiendo en un ahorro de agua de al menos un 25%.

Estos medios tecnológicos serán capaces de registrar el impacto hidráulico de un cultivo y por tanto permitirán el cálculo de la huella hídrica, pudiendo desarrollarse de este modo un protocolo de “metodología de cálculo” que sirva de apoyo a la consecución de una agricultura sostenible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios