La Voz Invitada de Francisco J. Bernal Muñoz Las OPFH, clave en la crisis de los cítricos

  • El autor se muestra a favor de reflotar la interprofesional que ya existe: Intercitrus.

Operario envasando naranjas y limones. Operario envasando naranjas y limones.

Operario envasando naranjas y limones.

Recientemente, en el contexto de la crisis por la que atraviesa el sector de los cítricos, hemos escuchado y leído algunas declaraciones que ponían el foco en las organizaciones de productores de frutas y hortalizas (OPFH), a las que se responsabilizaba, de alguna manera, de no poner freno a la caída de los precios. A mi modo de ver y de la organización que represento, tales afirmaciones dañan el gran trabajo que vienen realizando estas organizaciones desde hace más de veinte años.

Las OPFH han hecho mucho por el sector de los cítricos en particular y, en general, por el conjunto del sector hortofrutícola. Con respecto al primero, las OP son las que han mantenido el sector y las que han hecho posible, a través de sus programas operativos (PO), la reconversión del mismo y su adaptación a las diferentes situaciones de mercado. Asimismo, han fomentado el asociacionismo frente a una distribución fuertemente concentrada, así como la profesionalización de las cooperativas y sociedades agrarias de transformación, sin olvidar su papel de gestoras de los mecanismos de gestión de crisis.

Como en todo, todavía tienen un amplio margen de mejora, que beneficiaría e impulsaría a un sector, de por sí fuerte, como el de las frutas y hortalizas en Andalucía. De hecho, entre otras medidas, hay que seguir trabajando para ampliar la base societaria de las OP, lograr acuerdos y aprovechar sinergias entre ellas, luchar contra organizaciones que no cumplen los fines para los que fueron creadas y conseguir que los sistemas de gestión de crisis no dependan exclusivamente de los programas operativos. Igualmente, es vital reducir el excesivo control al que se ven sometidas por parte de las administraciones, así como la carga burocrática que las afecta, limitando su eficiencia.

Extender el modelo a otros sectores  

Pero, insisto, las OPFH funcionan y la mejor demostración de ello es que el Reglamento 1308/2013, del Parlamento Europeo y el Consejo, ampliaba la posibilidad de crear OP al resto de los sectores, siendo cada vez más los que se están regulando conforme al modelo: el lácteo, el cunícola, el tabaco o el lúpulo. Y no solo eso, la propuesta de reforma de la PAC post-2020 vuelve a reconocer el papel fundamental de las organizaciones de productores y sus asociaciones y les otorga un papel esencial en el desarrollo de determinados programas orientados a la consecución de los objetivos de la PAC.

Por tanto, las OPFH son una pieza clave en la solución de la crisis de los cítricos, donde existe un amplio abanico de causas tanto coyunturales como estructurales. Por un lado, tenemos el desequilibrio producido entre oferta y demanda a consecuencia de una campaña tardía, de la entrada de cítricos de terceros países y de problemas en la frontera francesa por las manifestaciones de los chalecos amarillos, que bloquearon el acceso a los principales mercados europeos. Por otro, tenemos falta de organización, de información, de acuerdos comerciales y de planificación, lo que afecta no solo a las OP sino al conjunto del sector.

Y no solo lo decimos desde Cooperativas Agro-alimentarias sino que el discurso del Ministerio de Agricultura nos da la razón, cuando entre las 16 medidas propuestas para revitalizar el mercado de cítricos, tres de ellas están enfocadas a potenciar las OPFH, su crecimiento y su gestión; cuatro de las medidas se centran en la mejora de la información al sector, en cuanto a producción, comercialización y mercados, por especies y variedades, para favorecer la toma de decisiones; y otras más están dirigidas al control de importaciones, la promoción o la potenciación de las organizaciones interprofesionales, siendo esta última otra de las demandas del conjunto del sector andaluz.

En nuestro caso, lo que pretendemos no es crear nuevas interprofesionales sino reflotar la que ya existe a nivel nacional, Intercitrus, para que defienda los intereses del sector en su conjunto y trabaje en planes de promoción e I+D+i, que reviertan en competitividad para agricultores y empresas, en especial para las cooperativas, máxima expresión de las OPFH y modelo del que soy férreo defensor.

Actualmente, las OPFH son más necesarias que nunca para reforzar la posición de los productores en el mercado y la concentración de la oferta, para planificar cultivos y cosechas, para aportar valor añadido mediante el desempeño de los programas operativos. Las OPFH ofrecen a los agricultores asesoramiento, medios, estructuras y garantías para la viabilidad de sus explotaciones.

Valle del Guadalquivir

Viene a colación el trabajo fundamental de las OP en el mantenimiento del sector de los cítricos en el valle del Guadalquivir, donde su cultivo estaba enfocado a la industria transformadora. Una vez que desapareció la ayuda que primaba ese destino, las plantaciones peligraban pues las variedades sembradas no eran aptas para fresco. Fueron las OP a través de los programas operativos las que reconvirtieron el sector, adaptándolo a la nueva configuración del mercado, manteniendo la unión de los agricultores e incrementando la producción.

En definitiva, las OPFH son claves no solo para la organización del sector sino para afrontar sus desafíos. Son la estructura, el sostén de los agricultores en un mercado globalizado donde la unión hace la fuerza. Mejoremos por tanto su gestión y eficiencia, reduciendo las exigencias y burocracias, y lograremos potenciar el crecimiento y la competitividad de los distintos sectores, con reflejo directo en el empleo y la economía de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios