Olivar

Productores y Ministerio trabajan para salvar la cadena de valor del aceite

  • Almacenamiento, autorregulación y etiquetado de los sistemas de producción son las líneas de trabajo

Descarga de las aceitunas en la almazara. Descarga de las aceitunas en la almazara.

Descarga de las aceitunas en la almazara.

Sector y Administración están manos a la obra con el objetivo de buscar una salida para los productores de aceite de oliva, atenazados por unos precios muy bajos en origen que no se corresponden con los de mercado.

Autorregulación de la producción, regularización del mercado, almacenamiento obligatorio, etiquetado obligatorio de los sistemas de producción del aceite y promoción son las armas con que cuenta el sector productor para ganar en valor y luchar por su supervivencia.

El propio ministro de Agricultura, Luis Planas, ha reconocido en el Congreso de los Diputados que el sector del aceite de oliva español está sufriendo en las últimas campañas un desajuste estructural entre la oferta y la demanda, pese a ser líder mundial en cantidad y calidad.

Constató que a consecuencia de ello se ha producido una bajada de precios que no retribuye de manera justa a los agricultores, en especial a los pequeños productores del olivar tradicional, “que no solo nos dan un buen producto, sino que mantienen el tejido social y el medio ambiente de nuestra tierra”.

Diez medidas

El Ministerio ha reunido a representantes de los diferentes sectores -productores, cooperativas, industria, interprofesionales, exportadores, el sector del aceite de orujo de oliva y el de la aceituna de mesa- para analizar la propuesta de Planas, expresada en diez medidas en materia de ordenación de la oferta, calidad y trazabilidad, y promoción.

La autorregulación de la producción es una de las piezas clave y Cooperativas Agro-alimentarias va a llevar a término, antes del 30 de junio, el expediente de solicitud para la aplicación de esta medida, que inició en 2019 ante la Comisión Europea, con el apoyo del Ministerio. Una vez concluido el expediente, será la Comisión Europea la que deba dar su conformidad para que las cooperativas puedan disponer de un mecanismo de autorregulación voluntaria y que podrán gestionar directamente.

En cuanto a la planificación de la producción a través de la cosecha temprana, el secretario general de Agricultura, Fernando Miranda, se ha reunido con la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva de España para ésta propicie un acuerdo para la campaña 2020/2021 recomendando el adelanto de cosecha, con lo que se persigue incrementar la calidad de los aceites de oliva, para lo que se habilitaría una extensión de norma a partir de la campaña 2020/2021.

En cuanto al almacenamiento obligatorio para todos los agentes a partir de una determinada cantidad de la producción, Miranda ha indicado que esta posibilidad depende de que se apruebe en el reglamento de transición de la Política Agraria Común (PAC) este mes de junio.

El Ministerio ha explicado al sector la propuesta de establecer un etiquetado obligatorio de los sistemas de producción de aceite de oliva para diferenciar y elevar el valor ante el consumidor a aquellos tradicionales y de baja intensidad productiva.

Los costes de producción de este tipo de olivares no pueden competir con los más intensivos pero, sin embargo, aportan unas externalidades sociales y medioambientales positivas para el entorno rural y la sociedad en su conjunto, que permiten aportar mayor valor añadido al producto.

Sobre la norma de calidad del aceite de oliva, se espera que esté lista a final de año, pues el real decreto está en fase de tramitación previa a su elevación a la Comisión Interministerial para la Ordenación Alimentaria.

En relación con la promoción del aceite de oliva, necesaria para incrementar la demanda del producto, el secretario general ha propuesto al sector iniciar los trabajos para identificar las necesidades de promoción en el mercado interior y en terceros países, a fin de optimizar los recursos financieros de la Administración General del Estado y del sector para buscar sinergias y emprender nuevas actuaciones encaminadas a incrementar el consumo.

También se ha referido a las posibilidades que ofrece la nueva PAC al sector del olivar, tanto en el marco de los pagos directos, como en la posibilidad de establecer un programa específico, tal y como ya tienen los sectores del vino y el hortofrutícola y ha hecho hincapié en las oportunidades de las ayudas al desarrollo rural de la PAC para fomentar la gestión común de explotaciones pequeñas y dispersas, destinadas a procesos de reestructuración hacia formas de conducción del olivar que permitan mecanizar la recogida de aceituna o hacia modelos de calidad diferenciada que remuneren mejor la materia prima.

Ecológico

En el terreno de producción ecológica, el Ministerio va a incorporar en sus objetivos generales de incrementar la superficie destinada a este fin hasta 2030, uno específico para el aceite de oliva encaminado a triplicar la superficie de olivar eco, que actualmente está en 200.000 hectáreas.

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía considera que la medida sobre la regularización de la producción de aceite de oliva, cuya ejecución recae en el Ministerio de Agricultura y las Comunidades Autónomas, es la fundamental; la que el sector necesita de forma inmediata para sobreponerse a la crisis. Para ello, la federación insta al Ministerio a agilizar los trámites en Bruselas para la inclusión del aceite de oliva en el artículo 167, sobre estabilización de mercados, del Reglamento (UE) 1308/2013, por el que se crea la organización común de mercados de los productos agrarios y en el que ya se recoge el vino.

En cuanto a los aranceles impuestos por Estados Unidos a las exportaciones de aceite de oliva envasado con origen español, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía considera que ni desde el Gobierno de España, ni desde la Unión Europea se está haciendo lo suficiente “para revertir unos impuestos que están impactando en el sector en uno de sus momentos más complicados y críticos”.

Por su lado, la consejera andaluza de Agricultura, Carmen Crespo, impulsora del almacenamiento privado, propone la reducción del 100% del IRPF y la obligación de realizar una diplomacia proactiva que combata los aranceles impuestos por EE.UU.

Para paliar la situación actual de bajos precios del sector, Crespo ha explicado que desde la Consejería “se van a poner en marcha medidas económicas específicas que pondrán en circulación alrededor 92 millones de euros para el olivar”. Todo ello, a través de convocatorias de ayudas para jóvenes y para modernización de explotaciones, una nueva línea de modernización de industria, junto a la ampliación de otras, así como subvenciones a los grupos operativos del olivar y también a los consejos reguladores.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Andalucía valora como un paso adelante el paquete de medidas para el sector del olivar, propuestas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Al tiempo, apela “a la responsabilidad de la industria para que apueste por el aceite de oliva español, deje de importar producto de terceros países, sobre todo extracomunitarios, y no desmantele un sector que tiene un gran futuro por delante”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios