Cereales secundarios:Cebada, avena y triticale

Magnífica cosecha de cereal para ganado

  • Las lluvias obligan a paralizar la siembra de cereales de invierno. Los secundarios suponen el 40% de la superficie sembrada de cereal en Andalucía. La alta demanda de cereales para piensos eleva la cotización y en la última campaña aumentaron los precios.

Campo de cereal. Campo de cereal.

Campo de cereal.

Mientras la climatología obligó a paralizar la siembra de los cereales de invierno en la mayoría de las provincias y ahora se está retomando, los datos oficiales, de la Consejería de Agricultura, sobre los cereales secundarios auguran una buena cosecha para este año 2018, con importantes incrementos, tanto en producción como en superficie de cebada, avena y triticale, cruce de trigo y centeno.

En cebada la producción aumentará un 55%, al pasar de las 238.768 toneladas a las 370.425 toneladas y la superficie de cultivo un 11%, al cultivarse 126.845 hectáreas frente a las 114.343 hectáreas de la campaña anterior.

En cuanto a la avena, que se mantiene estable en superficie, el aumento de producción sería del 57%, pasando de 169.395 toneladas a 266.084. Y el triticale aumenta en cantidad un 34,7% pues pasa de 112.678 toneladas a 151.742 toneladas y un 16% en hectáreas, de 40.983 a 47.489.

La provincia andaluza más destacada en estos cultivos es Córdoba, pues la previsión es que haya obtenido el 45% de la producción andaluza de avena frente al 21,6% del año pasado, el 20,2% de la cebada y el 16,9% de triticale. En segundo lugar se situaría Sevilla, que concentra el 25,8% de la cebada (19,5% en 2017), el 33,7% del triticale y el 16,5% de la avena. Del resto de provincias, es reseñable la producción de triticale gaditana, con un 32,2%.

"En 2017, el conjunto de los tres cereales representó, aproximadamente, un tercio de la cosecha andaluza de cereal de invierno"

La superficie de cereales secundarios ha tendido al crecimiento a lo largo de los últimos nueve años y actualmente supone algo más del 40% de las hectáreas dedicadas al cereal en Andalucía. En 2017, se obtuvo el 4% de la producción nacional de cebada, el 19,4% de la de avena y el 32,3% de la de triticale. El conjunto de los tres cereales representó alrededor de un tercio de la cosecha andaluza de cereal de invierno. Las producciones de cebada y avena obtenidas en Andalucía en el verano de 2017 fueron de las más abundantes de los últimos años, al contrario de lo sucedido en gran parte de España. En ese año, el conjunto de los tres cereales representó, aproximadamente, un tercio de la cosecha andaluza de cereal de invierno.

En cuanto a los precios, en la campaña de comercialización 2017/2018 los datos reflejan una cierta recuperación, debido a la alta demanda de cereales para piensos.

Precios

Los precios medios de la última campaña respecto a la anterior aumentaron para los casos de la cebada y el triticale, aproximadamente, un 8%, mientras que en el caso de la avena se mantuvieron.

Andalucía es importadora neta de cereales secundarios, sobre todo de cebada. Aunque los volúmenes de importación suelen distar mucho de los de trigo blando o maíz, en la campaña 2017/18 no fue así, al haberse producido un repunte en el volumen de compras de cebada, al igual que sucedió en la campaña 2015/16. En cambio se redujeron las importaciones de triticale y avena.

Avena, cebada y triticale son cereales de invierno que se cosechan en verano en el hemisferio norte. La cebada es el quinto cereal más cultivado en el mundo y se utiliza en alimentación animal y también en consumo humano, principalmente para la fabricación de cerveza. La avena es el cereal con mayor contenido de grasa y su uso principal es en alimentación del ganado, como planta forrajera y, en menor medida, para consumo humano. El triticale, cruce de trigo y centeno, tiene uso forrajero mayoritariamente.

En cuanto a la siembra de los cereales de invierno, en Sevilla las lluvias interrumpieron las labores preparatorias, que ahora se están retomando. Las parcelas que se pudieron sembrar están naciendo, pero la inmensa mayoría está pendiente aún de sembrarse. Lo mismo ocurre con habas y forrajes. En Málaga la campaña de siembra de cereales de invierno en la comarca Norte se paralizó igualmente, sobre todo en Campillos, Teba y Almargen. En la zona han caído 400 l/m² en lo que va de otoño. Las lluvias han causado destrozos en el terreno con inundaciones y cárcavas que han dejado las fincas en mal estado de cara a la siembra, según los últimos datos de la Secretaría General de Agricultura.

Al parar las lluvias, se necesitarán algunos días para que el terreno se oree y se pueda proceder a las labores previas a la siembra. Las variedades que se usarán esta campaña en trigos duros son entre otras: Avispa y Don Ricardo, en menor medida Soraya y algo de Vitrón. El trigo blando será Arthur Nick casi todo.En Cádiz se están dando siembras generalizadas de trigos y triticales, aunque dificultadas por las condiciones del terreno en casi todas las zonas. Los terrenos en general están blandos y en algunas fincas saturados de agua, por lo que es difícil su manejo.

En Córdoba la mayoría de las siembras de cereal de invierno se hicieron durante el mes de octubre en la zona norte de la provincia, por lo que están nacidas y con un buen desarrollo, debido a unas condiciones meteorológicas muy favorables. En la Campiña, hace dos semanas comenzó la siembra de trigo duro, pero hubo que paralizar la labor.

En Granada ya se han acometido siembras de trigo y también de avena y cebada en las tierras preparadas para tal fin, al encontrarse los suelos con las condiciones adecuadas.

Y en Huelva, igual que en sus provincias limítrofes se realizaron siembras generalizadas de trigos y triticales, aunque con dificultades por las malas condiciones del terreno en casi todas las zonas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios