Pablo Carbonell_ Cantante, humorista y actor

“Yo ya no me vendo, ahora me cambio. He vuelto al trueque”

  • El artista gaditano presenta esta noche su último trabajo discográfico, titulado ‘Canciones de Cerca’, en La Fonda de Utopía de Benalup

Comentarios 4

El polifacético artista Pablo Carbonell presenta esta noche en Benalup su último proyecto musical, el álbum Canciones de Cerca. El evento tendrá lugar en la Fonda de Utopía, un lugar que Carbonell conoció hace un par de semanas en una cena con los cocineros Ferrán Adriá, Albert Adriá, Juan Mari Arzak y José Andrés. “Me encantó el sitio y me pareció una puesta tan innovadora, visionaria y alucinante en Cádiz que me dije, yo quiero actuar aquí”, explicó ayer.

Carbonell es uno de los personajes más productivos de nuestro país, capaz de iniciar el camino más pedregoso sin caerse en ningún momento. Y es que el gaditano ha podido conocer al artista en todas sus facetas: como reportero presentador en programas como Caiga Quien Caiga; como actor en Lo mejor que le puede pasar a un croissant; como director en Atún y Chocolate y como coescritor de la novela Sinsáhara junto con Eva Salmerón. De todas estas experiencias ha salido con éxito y ha conseguido abrirse un hueco importante en la historia de los artistas españolas.

Después de terminar su último trabajo cinematográfico, Ángeles S.A., regresó a Cádiz para descansar. Sin embargo, al saber que el estudio de grabación de su primo “necesitaba un artista” y puesto que “no puede estarse quieto”, decidió emprender un nuevo proyecto musical. En este trabajo podemos encontrar canciones inspiradas en un entorno tan gaditano como es la playa, “pero casi todas tienen un componente delirante, quizá igual que la playa que también es algo delirante en la actualidad”.

Su carrera como cantante comenzó en 1986 cuando salió a la luz el primer disco de su grupo Toreros Muertos, 30 Años de Éxitos. A éste le siguieron otros cuatro trabajos más. En 2000 inició un camino en solitario que produjo, en menos de cuatro años, tres títulos nuevos: Aceitunas y Estrellas, Rock and roll alimaña y Atún y Chocolate OST. Además ha realizado algunas colaboraciones con otros artistas como su aparición en el disco homenaje a Javier Krahe con la canción Si  lo llego a saber.

Para escribir sus canciones, el gaditano se sienta a observar, a estudiar. “Luego meto una idea en métrica y robo los acordes de alguna canción que me parezca buena. Suena mal, pero todo el mundo lo hace. La armonía es mía pero las melodías las robo, escucho os Beatles, los Eagles, que son mi grupo favorito, y así encuentro melodías que encajan con mi tema”.

En Canciones de cerca, el artista vuelve a demostrar que la ironía y la ingenuidad es la mejor forma de contar los temas más relevantes para el ser humano, como el amor, la paz, la guerra, la soledad.

Carbonell se identifica con un hombre al que no le gusta programar sus actividades. No tiene planeada una campaña de presentación de su disco sino que simplemente cuando algo le apetece y le es factible lo hace y punto. “Yo ya no me vendo, me cambio, me das un plato de comida o me das un sitio para dormir y yo te canto. He vuelto al trueque, que creo que es una buena medida para estos tiempos”. Estas características hacen de Carbonell y de su  trabajo algo único y bastante sugerente para el público en general.

Tras producir Canciones de Cerca lo que más le gustaría al gaditano es “ tener quince días de paz absoluta para escribir una segunda película”. Este posible proyecto futuro sería la segunda película de dirección propia que rodaría. Y es que después de haber sido director, cantante, actor, reportero y coescritor de una novela afirma:  “Dirigir un proyecto que me entusiasme es lo que más satisfacciones me ha provocado. Atún y Chocolate es el trabajo que más me ha gustado hacer, además el director supo dirigirme muy bien”.

Esta película tuvo sus momentos dulces y amargos. Al actor y director gaditano le supuso el Premio Biznaga de Plata a la mejor interpretación en el Festival de Cine de Málaga, pero se creó una polémica debido a la imagen que transmitía la película sobre los pescadores. “Todo se quedó en una mala interpretación”, recuerda ahora.

 Aunque se conoce como un gran personaje del mundo del espectáculo él declara que “puedo ser realmente sublime o sumamente patético” y es que Carbonell es un tipo de hombre que tiene que analizar a fondo un trabajo y entusiasmarse con él, “No me dejo domar. Tengo que creer en el proyecto sino, soy realmente malo”. 

 Nacido en Cádiz y criado en Huelva, comenzó su andadura por el mundo del espectáculo actuando en El Retiro con su compañero de profesión Pedro Reyes y sin comerlo ni beberlo ha acabado siendo uno de los actores y humoristas más famosos y veteranos de nuestro país. “Son trenes que pasan delante de ti. Pasito a pasito, canción a canción y experiencia tras experiencia te vas haciendo”. Pero a pesar de todo, Pablo es un hombre humilde que considera que no ha llegado “a ningún sitio”. “Por ejemplo, ahora estoy muy nervioso por lo de mañana en Utopía. Si mañana la actuación es un desastre a lo mejor me dedico a otra cosa”.

A pesar de haber vivido lejos, el humorista nunca olvida la tierra que lo vio nacer. “Soy un triste inmigrante, y así me parezco a Juanito Valderrama,  nunca me olvido de mi tierra”. Por ese motivo para Pablo es un honor actuar esta noche en Benalup. “La satisfacción que supone es doble porque por un lado esta es mi patria, esa ciudad que sonríe, que creó esa constitución tan maravillosa y por otro porque es un lugar maravilloso. Me siento doblemente en mi casa por liberal y por ser gaditano”. Esta pasión será la que guíe la actuación del artista en la Fonda de Utopía, que asegura que esta noche “todo el mundo lo pasará muy bien”.

Carbonell no sólo presentará las canciones de su disco sino que protagonizará un espectáculo lleno de sorpresas. Interpretará varias canciones clásicas acompañado del pianista Manolo Moro. Además actuará con su compañero y amigo el Gran Wyoming. La improvisación y la ironía, están servidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios