El punto estratégico de la defensa jerezana

torrecera

La pedanía de Torrecera es una localidad que pertenece al municipio de Jerez de la Frontera y está situada a unos 20 kilómetros al este del centro de la ciudad. Torrecera se encuentra en el enclave privilegiado de la Vega del Guadalete, lugar en el que se pueden llevar a cabo numerosas rutas ecuestres, practicar senderismo y disfrutar del Parque Natural de la Suara, provisto de mesas y barbacoas de piedra para los visitantes.

De esta tranquila y confortable pedanía destaca el castillo que da nombre al municipio, el Castillo de Torrecera. Durante el Siglo XIII, una vez pasada la conquista de Alfonso X, Torrecera fue uno de los puntos estratégicos más importantes en la defensa de Jerez. De esta época se conservan algunas ruinas de la mayor fortaleza construida para proteger a la ciudad, que hoy son visitables.

Esta fortaleza se ubica en uno de los cerros de la pedanía y la proximidad de su línea de frontera la convirtió en un lugar clave para levantar tanto pequeñas como grandes fortalezas que protegiesen de las posibles incursiones de las tropas castellanas y de los ataques lanzados por las tropas benemeríes, que desembarcaron en Algeciras.

Tras el paso de Alfonso X, el Castillo de Torrecera se utilizó como punta de lanza en la defensa de la ciudad de Jerez, transformado en un importante centro militar por el monarca.

El castillo fue levantado aproximadamente en el año 1200, empleando en la construcción de sus muros mortero, arena, piedras y cal. No obstante, en la actualidad sólo quedan algunos vestigios del recinto fortificado, puesto que ahora se encuentra en estado de ruina. Aún así, es de acceso libre y se puede visitar durante todo el año. Se conservan solamente algunos muros en un estado bastante deteriorados, mientras que la cubierta de piedra se ha perdido por completo.

Desde la fortaleza de Torrecera se podía divisar el castillo de Torre Estrella (ubicado en Medina Sidonia), lo que significaba que la comunicación entre ambos castillos era bastante rápida y eficaz.

Gracias a la red de baluartes erigidos durante el siglo XIII por toda la provincia gaditana, las ciudades gozaban de una amplia red de comunicaciones, siendo posible el contacto de localidades tan lejanas como Jerez y Arcos, gracias a la conexión de sus fortalezas mediante sus torres vigía.

Declarado Monumento Histórico, el Ayuntamiento quiere restaurar el Castillo de Torrecera y recuperar su historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios