"El público es responsable de lo que ve"

En el año 1898 Émile Zola dirigió una carta abierta desde el diario Le Figaro a el Presidente de la República Francesa. En el artículo se enfrentó a la opinión pública para apuntar al teniente coronel Paty de Clam como responsable del error judicial contra Dreyfus. Defender aquel alegato le costó un año de cárcel por difamación y una multa de 7.500 francos. Ciento diez años después Chelo García Cortés recoge el testigo de Zola y se levanta contra los de su raza por medio de un libro que se titula como aquella legendaria carta: Yo acuso. En esta entrevista descubrirán la periodista no tiene miedo de desatar las iras de las lenguas viperinas.

-¿Por qué decidió de publicar este libro?

-Fue una decisión compartida. Jesús Locampos, que fue director de Diez minutos y de la revista Sorpresa, me pidió que inaugurase una colección sobre temas de corazón para la editorial Grand Guignol, y me pareció una oportunidad para reivindicar algunos asuntos que tenía en la cabeza.

-Parece que algunos de sus compañeros no se han tomado bien del todo esas reivindicaciones. ¿Cómo lleva las críticas?

-La verdad es que me las esperaba, porque a nadie le gusta que cuestionen su trabajo. Lo que sucede es que yo creo que la labor del periodista debe de estar regida por la autocrítica y eso es lo que he tratado de hacer.

-¿Incluso con usted misma?

-Incluso. -Risas-. Esta claro que si sigo ocupando mi sitio en plató, semana tras semana, es porque quiero hacerlo. Eso no quiere decir que esté de acuerdo con todo lo que sucede en el programa. A lo largo de estos treinta y tres años en la profesión, he desarrollado muchos "tics" y, los que me conocen saben que cuando me pongo a morder el bolígrafo es que lo estoy pasando mal.

-Y ese es un gesto muy habitual en usted cuando toca hablar de Isabel Pantoja. ¿Qué les dirías a todos aquellos que la acusan de "amiguismo"?

-Es que a mi no me importa lo que digan. Algunos compañeros critican mi amistad con Isabel y luego la utilizan. Eso sí es triste. Es triste presumir de tener amigos en la esfera pública para que te inviten a una inauguración, pero lo más triste de todo, es no tener ni un amigo de verdad.

-Por lo que me esta diciendo, parece que todo vale en la "caja tonta"...

-La televisión es un espectáculo y la gente participa del circo. Si ves los deportes te encuentras a la hinchada de dos equipos pegándose botellazos en las gradas de un estadio y los telediarios están llenos de asesinatos, guerras y todo tipo de maldades humanas. No es un cáncer que tenga sólo el corazón.

-¿Y a quién señalaría usted, con su dedo acusador, como el culpable de la situación?

--Yo creo que es un "síntoma" del tiempo que nos ha tocado vivir. Ni siquiera pienso que el espectador se libre de "la quema". No olvidemos que Aquí hay tomate era líder de audiencia y que El método Gonzo cayó en picado a las pocas semanas. Lo que tienen, es lo que reclaman.

-Entonces, ¿quién debería poner los límites?

-Nosotros mismos: Tú y yo como periodistas, tenemos el deber de ofrecer una información seria, y los que nos leen, deberían consumirla con criterio. Hasta la Justicia debería "ponerse las pilas". No puede ser que un famoso demande a los medios por intromisión en su vida privada y ni siquiera importe, porque a pesar de la indemnización, les sigue saliendo más rentable sacar el reportaje.

-¿Hay algún aro por el que usted no pase?

-Muchísimos. Nunca trabajaría en un programa donde se sentarán de tertulianos ex concursantes de Gran Hermano, en vez de periodistas. Lo que peor llevo son los "personajillos" que van a los platós para hacer dinero a base de las miserias de otros. ¡Si no son ni siquiera famosos por derecho propio!. Pero, a veces, hay que tragarse ciertos temas por actualidad...

-¿No salvaría a ninguno de ellos de "la hoguera"?

-Pues sí. Belén Esteban me da mucha pena. Creo que es una buena chica, que no sabe bien donde se ha metido. En su programa, cuanto más la pinchan, mejor funciona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios