Vacacionesde risa

  • Las visitas teatralizadas se han consolidado en la provincia de Cádiz como una de las formas más entretenidas y educativas de conocer a fondo nuestro patrimonio cultural

Se acabó la figura del guía hierático que repite la misma retahíla una y otra vez en cinco idiomas distintos. El turismo cultural está adquiriendo una nueva imagen gracias a las iniciativas que desde hace varios años se están desarrollando en la provincia de Cádiz.

Un lugar como Andalucía, donde el turismo es una de las principales actividades que alimentan la economía, no podía quedarse atrás ante los modelos alternativos de visitas guiadas que ya se venían realizando en algunos países europeos y Estados Unidos.

'La ruta de la libertad' por la que nos guiaban los simpáticos Pimpis de Cái, mostrándonos los rincones más importantes en los años cercanos a la proclamación de la Constitución de 1812, es sólo uno de los muchos itinerarios que en la actualidad se realizan como alternativa a las visitas turísticas de siempre.

Descubre el Sur, la empresa que colaboró en las primeras actividades de Los Pimpis, continúa dedicada a las visitas teatralizadas al patrimonio. Uno de sus últimos proyectos se ha llevado a cabo hasta el mes de julio en la ciudad romana de Baelo Claudia (Tarifa). Allí un grupo de actores desempeñaba los papeles de sacerdotisa, soldados o legislador, según la localización que se iba a mostrar. Una visita estructurada mediante un original guión que, además de divertir, ha enseñado sobre todo a los niños a conocer mejor la historia de la provincia.

Una de las rutas que ofrecen en la actualidad es la del barrio del Pópulo, dedicada al teatro romano, la Torre de Poniente y el yacimiento Casa del Obispo de la capital gaditana. Se propone un recorrido por las épocas, que reflejan los restos arqueológicos encontrados en las excavaciones. En la Torre de Poniente nos encontramos con el Campanero, un personaje que ha estado toda su vida recluido en la Catedral, y Fragela, un importante comerciante del siglo XVII que realizó parte de sus negocios en Cádiz. Ellos serán los encargados de narrar los avatares de los que han sido testigos e intentarán probar cuanto ha aprendido el público.

La empresa gaditana Animarte fue la pionera en llevar a cabo un de estos innovadores proyectos en el ámbito de la animación cultural del patrimonio. Hace diez años, los socios de la actual empresa lograron hacer realidad un sueño de la infancia: "Imaginábamos que en las visitas que hacíamos con el colegio aparecía algún personaje de la época". Javier Benítez, uno de los socios de Animarte, habla de las bases sobre las que se asienta el trabajo que realizan: "Rigor histórico, participación del público y humor", además de construir grupos de no más de 40 personas para que la experiencia cale en todos y cada uno de los asistentes.

Este año, Animarte propone un paseo por el Cádiz de 1808, fecha en la que comienza la Guerra de la Independencia. Plantea así un viaje al pasado en el que los participantes serán testigos y actores de la batalla entre soldados gaditanos y franceses.

Esta fórmula de éxito ha sido imitada por varias empresas que hoy desarrollan con gran afluencia de público actividades similares tanto en Cádiz como en diversas zonas de la provincia.

En 2003, un grupo de licenciados en Historia y Humanidades con experiencia en el campo artístico fundaron De Ida y Vuelta. Ana del Corral comenta como este proyecto surgió como una salida profesional distinta: "Es una salida laboral distinta para los licenciados en Humanidades". Este equipo comenzó organizando rutas nocturnas, pero ante los buenos resultados ha ido ampliando horizontes. Los sábados y domingos, el castillo de San Sebastián es el escenario en el que De Ida y Vuelta se viste de época y recrea las batallas que allí tuvieron lugar en la visita que han llamado 'La fortaleza de mar'.

Los amantes de la naturaleza tienen la oportunidad, todos los martes a las 20.00 horas, de adentrarse en el mundo de la botánica con motivo de la celebración del bicentenario de la muerte de Celestino Mutis. En 'Un parque de leyenda', la historia del Parque Genovés, sus especies, y sus anécdotas, quedan al descubierto. El cante y el baile también tienen cabida en estas rutas con 'Cádiz, cuna del flamenco', donde la tradición y los palos típicos de la provincia son explicados con especial gracia por sus guías.

De Ida y Vuelta no sólo concentra su actividad durante el verano: "Estamos trabajando en dos nuevos proyectos para este otoño que esperamos poder presentar próximamente", explica brevemente Ana del Corral.

Poco a poco, el sector del turismo está consiguiendo atraer a un nuevo público que quiere conocer y sobre todo, pasar un buen rato. De esta forma, tanto los gaditanos como los turistas no tienen excusa para dejar de visitar el numeroso conjunto monumental de la provincia. Ahora más que nunca, Cádiz, sonríe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios