La Quinta Estación atina en su parada

  • El premiado grupo madrileño fue el encargado de clausurar el ciclo de los conciertos nocturnos y gratuitos de Cádiz Latino 2012 en la playa de La Victoria ante más de 40.000 asistentes

Comentarios 1

Es la tercera noche consecutiva de los conciertos gratuitos en la playa de La Victoria y eso se nota por la congregación de los asistentes. Aunque la cifra de público ha bajado, ha sido una apuesta segura que el grupo del momento y también el más premiado el pasado año, se encargara de cerrar elprograma Cádiz Latino 2012.

Para el espectáculo de La Quinta Estación, los primeros que acudieron a la playa para coger sitio lo hicieron alrededor de las 19.00 horas, pero la mayoría comenzó a llegar a las 21.00 horas, momento en el que empezó a sonar variada música para hacer, junto a un aperitivo, más llevadera la espera.

Y a las 23.00 horas empezó la ansiada actuación. El grupo irrumpió con mucha fuerza en el escenario y la cantante, Natalia, deslumbró a los asistentes con un mini vestido blanco y con un enérgico "¡Buenas noches Cádiz¡" a modo de saludo.

Para su debut en la ciudad, el grupo se decantó por cantar varios temas de su segundo disco. La primera canción que sonó fue Flores de Alquiler, seguida de Cosas de Dos, y luego llegó uno de los temas que el público más deseaba escuchar: Sueños rotos. A continuación, Natalia presentó a parte del staff y, mientras los músicos tocaban, ella aprovechó para cambiar su mini vestido por un "trapillo" de colores que fue muy aplaudido por sus fans.

Natalia dedicó casi todas sus canciones a alguna persona en particular: a un gran amigo gaditano que estaba entre el público, a su infalible club de fans, a todos los que estaban enamorados, a todos los solteros y, cómo no, a la gente de Cádiz.

Los ánimos empezaron a caldearse con cada canción que se oía, llegando el punto clave al comprobar la increíble fuerza que tiene la voz de la vocalista con el tema Niña, que a más de uno logró emocionar. Otra canción que marcó entre el público fue La Frase Tonta de la Semana, con un estribillo que se adecuaba por completo al lugar del concierto: '...Mientras escribo sobre la arena, la frase tonta de la semana, aunque no estés para leerla en esta playa…'.

Natalia volvió a cambiarse, esta vez optó por un floral mini vestido, mientras el público no dejaba de tocar las palmas y alumbrar la playa con las luces de sus móviles, a petición de la artista. Los dos últimos temas que se cantaron fueron sin duda los mejores de toda la velada porque el público pudo corearlos a la vez que la cantante y no como en otras ocasiones, donde Natalia alzaba el micrófono hacia el público y, por ser temas sólo sacados en México, sólo unos pocos se sabían las letras.

Con Tu Peor Error el público hizo vibrar La Victoria y tras varios gritos de "¡otra, otra¡" llegó la canción que todos esperaban: Me Muero. Y con este tema el grupo se despidió entre innumerables aplausos, gritos y el vuelo de los globos naranjas que los asistentes lanzaron al cielo de la playa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios