Narnia inicia el verano

  • La segunda entrega de las famosas Crónicas da el pistolezado de salida a una cartelera estival para la que las grandes distribuidoras han reservado sus estrenos más suculentos para el público joven

Ya empieza el verano cinematográfico y se anima la cartelera con los estrenos que prevén llenar las decaídas salas. Y esto es así tras un junio excepcionalmente átono, con pocos estrenos y de escasas campanillas. Se ve que la exhibición intuyó también el papel que iba a jugar la selección en la Eurocopa y se ha inhibido, arriesgándose sólo con Shyamalan y la nueva versión de El increíble Hulk. Pero ya están aquí Las crónicas de Narnia: el príncipe Caspian.

Es el segundo título de la saga que se inició hace tres años con Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario. Los responsables de la película han seguido el truco de Harry Potter de combinar los estrenos de las diversas entregas en verano y Navidad. El mágico mundo de Narnia fue creación de C.S. Lewis, uno de estos inquietantes escritores ingleses capaces de compensar una aburrida existencia de profesores con una imaginación desbordante en sus libros. No en vano Lewis fue bastante amigo de Tolkien, con el que compartía cátedra en Oxford. La saga cinematográfica intenta seguir los pasos del éxito que a primeros de esta década tuvo El señor de los anillos, de la que es heredera. Las crónicas de Narnia constan de siete libros, con lo que aún queda para ver todos los filmes, que al revés que el salto al vacío dado por Peter Jackson rodando toda su trilogía de un tirón se están rodando una a una.

De nuevo es el codirector de las dos primeras entregas del ogro Shrek, Andrew Adamson, el que repite llevando ante la cámara el mundo de Narnia y las aventuras de los chicos ingleses que se adentran en él. El film se rodó en Praga, y aunque existe el indispensable ordenador para los efectos especiales algunas cosas se han hecho al viejo estilo analógico, como el castillo del villano de la función, el rey Miraz, que se construyó entero de cabo a rabo. Eso incluyó reciclar decorados como en los viejos tiempos de los estudios, en concreto los de El Álamo, el notorio fracaso de hace cuatro años. Repite el mismo cuarteto de chicos ingleses, con añadidos como Sergio Castellito, el gran actor italiano, como el citado Miraz y Ben Barnes como un personaje fundamental que da nombre a la segunda parte de la historia, el príncipe Caspian. La guinda es que dos actores españoles forman parte del reparto. El incombustible Simón Andreu, experto en producciones internacionales, y Alicia Borrachero, conocida por sus papeles televisivos en series como Periodistas. Ella a vida a la reina del mundo de Narnia.

Esta aventura arrancaba cuando cuatro hermanitos ingleses, que se refugiaban en una casa de campo de los bombardeos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, descubrían que un armario de la mansión era una puerta al mágico mundo de Narnia. Eran tiempos felices donde entrar y salir de los armarios no tenía las connotaciones de ahora. La segunda parte nos reencuentra con estos niños un año después de su primera aventura. Para su sorpresa, allí han pasado la friolera de 1.300 y la Edad de Oro que conocieron ha terminado. Ahora el reino está en manos de un cruel pueblo llamado los Telmarinos, encabezados por el tiránico rey Miraz. Pero conocen a su última esperanza, el joven príncipe Caspian, que es el heredero legítimo al trono pero está oculto porque los usurpadores quieren matarlo. Los chicos, con la ayuda de dos enanos, uno de ellos de mal humor y un ratón parlante, deciden ayudar a Caspian a recuperar su corona y traer de nuevo la paz a Narnia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios