Huellas árabes en la serranía gaditana

torre alháquime

Situado en el noreste de la provincia de Cádiz se encuentra el municipio de Torre Alháquime, un lugar inundado por el encanto de su pasado bereber. El parecido del entorno de la sierra de Cádiz con las zonas montañosas del norte de África atrajo a estos pobladores a la península.

Se cree que la denominación de esta localidad proviene de Al-Haquim, nombre de una familia árabe poseedora de la gran fortaleza dentro de la cual iría creciendo la población torreña.

El legado que han dejado siglos de historia puede contemplarse a cada paso dentro de su blanco casco antiguo.

Los muros de la antigua fortaleza nazarí que antaño fueran testigos de la lucha de la reconquista entre musulmanes y cristianos, y de la guerra de la Independencia entre españoles y franceses, continúan hoy en pie, vigilando cómo transcurre la vida de sus habitantes.

El Arco de la Villa es la puerta que recibe a los visitantes que se disponen a adentrarse en la fortaleza conocida como castillo del Cementerio, construido en el siglo XIII, en cuya arquitectura se aprecian elementos de clara influencia cristiana.

Uno de los datos más curiosos y quizás menos conocidos por aquellos que no han visitado Torre Alháquime es que durante un tiempo acogió a uno de los bandoleros más conocidos de Andalucía, José María Pelagio Hinojosa, más conocido como 'El Tempranillo'. Este personaje que pasó a la historia por asaltar a cuantos pasearan por los montes de Sierra Morena, contrajo matrimonio con una joven gaditana, María Jerónima Francés.

Según cuentan, María Jerónima quedó embarazada y dio a luz en una casa de Torre Alháquime, de la que se conservan algunos restos que pueden ser visitados.

Como parte de la oferta turística del municipio se realiza la Ruta de Jose María 'El Tempranillo', que nos traslada a los lugares donde el bandolero y su banda llevaron a cabo sus fechorías.

Otro enclave de interés es la zona recreativa de El Molino del Trejo, situado en la vega del río Guadalporcún, donde se realizan numerosas actividades, muchas de ellas destinadas a los jóvenes.

La gastronomía, las fiestas, otros monumentos como el del Sagrado Corazón de Jesús o la parroquia de Nuestra Señora de la Antigua del siglo XVIII, sin olvidarnos de sus incomparables paisajes, son otros motivos para visitar la bella localidad serrana de Torre Alháquime

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios