Historia construida sobre la naturaleza

tavizna

Los lugares más escondidos resultan ser, en muchas ocasiones, los de más encanto.

En la carretera que comunica las poblaciones de El Bosque y Ubrique, y dentro del municipio de Benaocaz, se encuentra la aldea de Tavizna. Este rincón está rodeado de la incomparable belleza del Parque Natural de la Sierra de Grazalema.

Los aficionados al senderismo conocerán de sobra esta lugar, debido al gran interés que tienen sus rutas, entre las que destaca la que transcurre por el río Tavizna y el histórico castillo de Aznalmara.

La guerra entre cristianos y musulmanes se hizo notar en la provincia en el siglo XIII, cuando estos últimos trataban de defender el territorio conquistado entre Benaocaz y Arcos. En el siglo XV, la fortaleza nazarí fue finalmente reconquistada por los cristianos, y pasó a formar parte de las zonas estratégicas en la expulsión musulmana de los Reyes Católicos.

El castillo de Aznalmara, declarado Bien de Interés Cultural, se localiza sobre un cerro que se alza a más de 500 metros sobre el río, lo que lo convierte en uno de los paisajes más espectaculares de la zona, a pesar del estado de ruina en que se encuentra el edificio.

Las vistas suponen una recompensa más que suficiente para los que decidan visitar el castillo de Aznalmara, que hacen olvidar la dificultad de la subida. Una vez allí, pueden divisarse varias zonas de interés como la Sierra de la Silla, el Salto del Cabrero, el pico del Adrión o Benaocaz.

No resulta difícil imaginar como era el aspecto original de Aznalmara. Los estudios que se han realizado arrojan luz sobre la construcción al completo.

En la actualidad se conserva el gran patio de armas, uno de los dos aljibes que según estudios existieron, cubierto por una bóveda de medio cañón y parte de la torre del homenaje y sus almenas.

Según los restos de este castillo construido en su mayor parte por piedras calizas, debió estar originalmente rodeado por gruesos muros con saeteras.

En el camino hacia el castillo se puede disfrutar de una gran variedad de especies vegetales, tales como encinas, zarzas, sauces, fresnos, lentiscos... Además de las claras aguas del río Tavizna.

Visitar la zona de Tavizna es uno de los muchos alicientes que tiene la sierra gaditana, donde historia, deporte y naturaleza se dan la mano para formar lugares únicos. Ideal para escaparse en buena compañía y conocer mejor los encantos que encierra la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios