Última hora Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto de Cádiz por la avería de un barco con destino a Canarias

Cádiz c.f.

El Cádiz de las incógnitas echa a rodar

  • Hombres implicados y no nombres, apuesta para el nuevo proyecto amarillo · La cabeza y las piernas, en Segunda B; el corazón, de plata

Pocas lágrimas de un amarillo lejano al oro, más bien cercano a un bronce claro que aún se intenta evitar, de tono pálido, cayeron el 15 de junio... cuando el Cádiz certificaba, con un epílogo sarcástico, su descenso a Segunda División B. Cayeron pocas lágrimas porque los ojos del cadismo se habían secado jornada a jornada y el penalti fallado por Abraham Paz en el último segundo de la Liga sólo terminó de matar las ilusiones, unas ilusiones que resucitaron al tercer día: una alineación indebida por parte del Hércules en la inolvidable cita de aquel domingo, tan mortal en el espacio como inmortal en el tiempo, sirvió de inyección.

El cadismo que languidecía se echaba a la calle para manifestarse en busca de una salvación en los despachos. San Juan de Dios (Crespo) se llenaba de aficionados el mismo día que los profesionales comenzaban a trabajar en El Rosal de la mano del nuevo técnico, un joven Javier Gracia que llegaba al submarino amarillo procedente del Pontevedra, equipo con el que se había quedado a las puertas de la gloria en dos fases de ascenso consecutivas.

Javi Gracia fue una apuesta de una apuesta de Antonio Muñoz, Julio Peguero, que dejaba la dirección deportiva del Recreativo de Huelva para embarcarse en el nuevo proyecto del Cádiz. El consejo de administración veía cómo un cuarteto de tres se alejaba del club con la excusa de que para el desembarco no era mal día: Buenaventura se marchaba al Barcelona, Acedo al Everton, y Bocardo, a su propia vida. Por ello, Gracia se traía a Juan Solla, preparador físico del Pontevedra, y subía al primer equipo a Losada. Chico Linares, que nunca se fue al Milán, se convertía en segundo técnico de un Cádiz que a día de hoy sigue siendo el Hamlet de la duda entre Segunda A o Segunda B.

El contexto daba pie a estar más pendiente de las salidas de algunos jugadores que de las entradas. ¿Había que comprar plata o bronce? El presupuesto y los antecedentes invitaban a buscar más hombres que nombres y poco a poco iban llegando las obligadas caras nuevas. De los viejos, finalmente sólo tuvieron sangre amarilla Raúl López, Cristian, De la Cuesta, Enrique, Bezares, Fleurquin y Manu Barreiro. Los hombres que llegaban eran Andrade (Vasco de Gama); Rubiato (Atlético de Madrid B); López (Orihuela), Juanma (Espanyol B); Mansilla (Mérida): Luismi (Almería B), Dani Fragoso (Granada 74); Kiko Casilla (Espanyol) y David García (Nástic). Regresaban Javi Acuña, Lucas, Ezequiel, Dani y Vella, que tenía un pie dentro y otro fuera antes del Trofeo. Mientras por la puerta salía y entraba gente, Fran Cortés ilusionaba con su juventud en una pretemporada poco ilusionante ante equipos como Arcos, Conil, Puerto Real y Portuense. Llegó el Carranza.

DIRECTOR Tras toda una vida en el Recreativo de Huelva, Julio Peguero ha llegado a la secretaría técnica amarilla.

TÉCNICO El joven navarro Javi Gracia, ex entrenador del Pontevedra, es el hombre elegido.

REGRESO Javi Acuña confía en que esta sea su temporada de despegue. También vuelven Ezequiel, Lucas, Dani y Vella.

FICHAJES Rubiato, Andrade, López, Mansilla, Luismi, Dani Fragoso, Juanma, Kiko Casilla y David García. Todavía debe llegar algún refuerzo más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios