"En mi alternativa, con la presencia del Rey, me juego mi futuro"

  • El diestro camero será doctorado el jueves en la Corrida del Corpus de Sevilla con Curro Díaz de padrino, Salvador Vega de testigo y el rejoneador Diego Ventura

Alfonso Oliva Soto (13-10-1987), que tomará la alternativa el próximo jueves en la Maestranza, afirma que quiere con ello rendir homenaje a su familia y, en concreto, a los miembros que fueron toreros y que "no tuvieron la suerte que yo he tenido. Pienso en mi tío Ramón Soto Vargas -banderillero al que un toro mató de una cornada en el corazón en la plaza sevillana, el 13 de septiembre de 1992-, en Nicolás Vargas, en Salomón Vargas -en cuyo toreo de capote se fijó Curro Romero y que tomó la alternativa en América- y en mi abuelo Alfonso Soto Martín -picador, que se anunciaba como Alfonsillo de Camas-". Ayer dejó ya su intensa preparación en el campo para evitar cualquier percance y hasta el jueves "me dedicaré a torear de salón y a mentalizarme para aprovechar los toros si colaboran y a probarme en Madrid el traje de luces", cuyas características guarda celosamente en secreto.

-¿Qué representa el doctorado?

-Cumplir el sueño que he tenido desde pequeño. Siempre quise que fuera en Sevilla, porque es la plaza donde me he criado y he visto toros, y dedicárselo a mi familia y a quienes han creído en mí.

-Analice el cartel, con Curro Díaz de padrino, Salvador Vega de testigo, el rejoneador Diego Ventura y toros de la ganadería de Gerardo Ortega.

-El cartel me gusta mucho. Curro Díaz es un torero con personalidad. Salvador Vega también tiene un buen corte, es de los toreros que siempre me han gustado. Ventura es un gran rejoneador, revelación de la temporada y que este año acabará como figurón del toreo. En cuanto a la ganadería de Gerardo Ortega nunca he toreado ninguna novillada. Sólo la conozco porque he toreado dos o tres veces becerras y el otro día maté un toro, que salió con transmisión.

-¿A quién irá dirigido el primer brindis de su carrera?

-El brindis será para Su Majestad. Será un brindis por su afición y porque es una buena persona, que se lleva bien con todo el mundo. Mi alternativa, con la asistencia del Rey, en el día en que me juego mi futuro es todavía de mayor responsabilidad. Creo que la plaza se llenará.

-¿Tiene contratos tras esa actuación?

-No tengo nada. Viene la etapa más bonita, pero la más dura.

-Vamos, que se juega todo a una carta...

-Hombre, claro. Es una navaja de doble filo. No puedo salir pensando en a ver qué pasa.

-Si sale bien, entraría en ferias.

-Si consigo un trofeo sonado en Sevilla todavía puedo optar a entrar en muchas ferias, que están por concretar y cerrar. Tengo dos buenos apoderados -Simón Casas y Manolo Cortés-, que irían abriendo poco a poco los caminos. Luego, con constancia e ilusión se puede entrar en carteles.

-¿Qué sensación tiene de su etapa de novillero?

-Una sensación buena. El año pasado toreé bastante. Eché una temporada buena. Pero he sido un pinchaúvas.

-¿Qué conclusiones extrajo de aquella actuación?

-Mi primer novillo protestó y me enganchó muchas veces la muleta. No me tenía que haber enganchado tanto. Con el segundo estuve bien, pero fallé con la espada.

-¿Imaginaba en sus comienzos que llegaría al día de hoy, víspera del doctorado?

-En esa etapa, cuando eres muy joven, no te lo esperas. Cuando te ponen en una becerrada piensas que es tan importante como la alternativa y un tentadero es como un mundo. En cualquier caso, desde que pisé la Escuela de Camas me tomé muy en serio la profesión y siempre soñé con la alternativa.

-¿Cómo fueron esos comienzos en la Escuela?

-Tenía 11 años. Yo jugaba al fútbol. Un día me acerqué a ver cómo toreaban de salón los chavales y aquello me enganchó tanto que dejé de ir al fútbol, le decía al entrenador que estaba enfermo. Así fue como empecé en la Escuela de Camas con El Almendro. Luego, me ayudó Fernando Vázquez y ahora Manolo Cortés.

-Por último, ¿cuál es su meta?

-Que el próximo jueves salga todo bien y tenga una temporada de rodaje para no tener que jugármela la próxima vez todo en un solo día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios