Sangre, dimensión y fracaso

  • Cornada grave de Octavio García 'El Payo', ganas y dimensión de Miguel Tendero, mala suerte de Alejandro Carmona en un encierro desigual pero interesante en el inicio la feria de la Virgen del Mar

Comentarios 7

Duele, y mucho, ver que, quien aprecias, no triunfa. Todavía más que tenga la mala suerte ante el paisanaje, pechando con el peor lote. Duele mucho más que la fuerte cornada que recibió El Payo en pugna en quites con el propio Alejandro Carmona. Serán días de mucho cavilar, de encerrarse en uno mismo para buscar el camino. Sin cuestionar valía, que pocos dudan, el problema es que las puertas del sector empresarial taurino se cierran. Pero hay que seguir el camino iniciado, quizá con mayor presión. Tiempo y decisión en una carrera que no puede quedar en novilleril.

El Payo, como en otras plazas ha quedado inédito. Conocemos su chispa con el capote en Madrid, el que cortase una oreja en San Fermines. Y poco más. Pero es de esos toreros que causan interés. Méjico lo necesita para que la Fiesta se relance en la hermana tierra.

Del albacetense Miguel Tendero, en novillero, podemos destacar su decisión en el capote de brazos sueltos ganado terreno a los novillos y pudiéndolos. Con la muleta, de excesiva mano baja al inicio del muletazo, resolvió bien. Siempre a expensas de la listeza de alguno de los novillos que le tocó en suerte. En el tercero de su lote, pese a estar un poco por debajo de las condiciones que quería desarrollar el de La Quinta, atisbó una dimensión interesantísima.

El problema de Almería es que detrás de Alejandro Carmona no hay donde elegir en el escalafón novilleril. Toreros de alternativa hay, pero el futuro hay que sembrarlo y cuidarlo. Del encierro de La Quinta se esperaba más. Pese a que se disfrutó de dos novillos que con poco más hubieran sido de vuelta al ruedo . Claro, les faltó ese poco más. El sobrero fue de vergüenza según el respetable, a razón de las palmas de tongo.

Preocupa mucho la labor de la presidencia, o de la empresa, o de los servicios en plaza, o la belleza de la plaza, o la embestida de los toros, o el viento... En este caso la presidencia ha marcado un grado más. Por una lado devolviendo un novillo lesionado. Y de otra parte negando una segunda oreja en el último a Tendero por deficiencias a la hora de matar.

Principio movido en el ruedo, en corrales, despachos y taquillas. De lo último ya daremos cuenta pues espacio para ello hace falta. Y del susto en el tendido por la cogida José Tomás en Cuenca, eso un susto. Ha sido cogido y ha recibido un puntazo en la zona escrotal de poca importancia.

En ningún momento dejó de torear ni abandonó la plaza. Ni siquiera pasó por enfermería. o sea. Calma en las masas que la próxima es aquí el próximo miércoles. ¡Qué curioso impacto en la plaza! Eran más los que atendían a los teléfonos que al albero. Son cosas de los mitos.

Son muchos los comentarios del primer día en una feria que todo gira en el que es el mayor éxito mediático de todos los tiempos. El inicio torerista mañana se completa con una corrida de Cebada Gago con fama de duros. Pero los hay que son peleones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios