Ponce falla con la espada pero torea como los ángeles en Manizales

  • El colombiano Luis Bolívar y Cayetano Rivera Ordóñez se reparten tres orejas por coleta

El colombiano Luis Bolívar fue el domingo el triunfador numérico en la última de la feria de Manizales, donde Enrique Ponce dio una lección de maestría, aún sin cortar orejas, que terminaron en manos de Cayetano Rivera Ordóñez.

Se lidiaron seis toros de Ernesto Gutiérrez (procedencia Murube-Santa Coloma), justos de presentación, desrazados, pero con un privilegiado fondo de nobleza y toreabilidad.

Enrique Ponce: ovación y vuelta con aviso. Luis Bolívar: dos orejas y oreja. Rivera Ordóñez: dos orejas y oreja. Lleno.

Enrique Ponce falló con la espada, pero toreó como los ángeles. Al cuarto, en los medios, lo llevó con cruda suavidad con firme trazo, completando series de una nueva hermosura.

Muy a la contra Bolívar, al quinto, le propinó pases cambiados en los medios, siguiendo el "castellismo-pererismo" en boga. Fue muy limpia su faena y plástica.

Cayetano Rivera, a pesar de descubrir que el sexto en los medios perdía la querencia a tablas, dejó que se le fuera e intentó torearlo ahí, cerrado en la primera raya.

Así logró bellos muletazos, lentos, pero también el madrileño se embarulló y la faena perdió la unidad necesaria que hubiera adquirido de haberlo toreado en los medio.

El toreo tiene lecciones que dar y ello es lo que dejó el encierro de Miguel Gutiérrez. Los toros salieron sueltos, todos distraídos, unos más y otros menos.

En el primero, Ponce toreó bien y encandiló. De Bolívar lo mejor en el segundo de la tarde fue su izquierda, su lentitud, buen ritmo, engancharlo preciso, saber rematar cada serie en el momento adecuado. Cayetano tuvo mérito en su primero, que por el izquierdo le pegaba parones que aguantó firme.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios