Muñoz Vera plasma la Maestranza y el toro

  • Cartel de estilo realista como enganche para la temporada 2014.

Comentarios 1

Cuando ya parece que abandonamos la crudeza del invierno y cada día nos acercamos más a la primavera taurina sevillana, con la tradicional corrida vespertina del Domingo de Resurrección y el solemne pregón matinal, emerge por estas fechas una obra de arte, encargada por la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, que sirve como enganche para acompañar a la programación de unos carteles que todavía hoy se están confeccionando.

La función del cartel taurino como reclamo a previsibles espectadores para captar su atención y que se remonta prácticamente a los orígenes de los festejos taurinos está representada este año por una obra pictórica en la que la propia plaza de toros de Sevilla de la Maestranza y el toro son los protagonistas en interpretación del artista chileno-español Guillermo Muñoz Vera, en un cuadro realista, con un segmento de la plaza sevillana vista desde dentro, en sol y sombra, y la imagen de un toro proyectada sobre la arena.

En el acto, en el que no estuvo presente el autor, contó con el teniente de hermano mayor de la citada corporación, Javier Benjumea, el empresario Eduardo Canorea y el profesor de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla Fernando Martín.

El profesor, quien rememoró la trascendencia de Juan Maestre (1954-2006), artífice de esta colección de cartelería taurina que se inició en 1994 y cuya pieza anterior es un retrato de Hernán Cortés que refleja a Juan Belmonte, señaló la importancia de esta colección en la que se conjuga “tradición e innovación” y “artistas locales e internacionales” y que tiene en común “no perder su identidad”.

Dentro del análisis de la obra, Fernando Martín especificó que la representación del toro está elaborada con “sutilidad”, en la que aparece como una sombra sobre el amarillo albero, sin que exista torero alguno. La plaza, el otro elemento sustancial del cuadro, queda perfectamente reflejada, “identificada por su graderío y verticalidad de los arcos”. Y a la arquitectura y al toro, como el especialista citaba, hay que añadir otros elementos, como la linterna de la capilla maestrante y unas palmeras. Un cuadro “en lo formal, muy bien solucionado”.

La obra rezuma esencia de aficionado, hasta el punto de que Guillermo Muñoz Vera refleja de manera armónica, con un bello colorido y gran precisión en los detalles, el interior de la plaza hasta, incluso, uno de esos montones de arena, que acumulan los areneros delante de los burladeros y llega a plasmar su firma, MV, a modo de hierro ganadero de bravo.

El autor

Guillermo Muñoz Vera nació en Chile en 1956. Se formó en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile, en la que trabajó como docente y es un maestro en el dibujo y el colorido. En 1979, ingresó en la Universidad Complutense de Madrid, donde amplió su formación y consiguió el reconocimiento como pintor. En 1985 fijó su residencia en Madrid y obtuvo la nacionalidad española. En 1993 creó su propia academia de arte en Madrid. En 1994 creó el proyecto ARAUCO, siglas de Arte y Autores Contemporáneos un espacio cultural alternativo con estructura de taller de arte multidisciplinario (pintura, teatro, música y diseño gráfico). En este proyecto, asumió el cargo de codirector y profesor de dibujo y pintura. En 1996 la institución se trasformó en Fundación Arte y Autores Contemporáneos. Muñoz Vera se ha desempeñado allí como Vicepresidente de la institución y ha estado a cargo de diversas actividades docentes y culturales sin fines de lucro, que incluyen talleres de enseñanza, certámenes de artes plásticas, becas de estudio, exposiciones y conciertos. Está considerado como uno de los principales artistas del nuevo realismo española y es fundador de la denominada Escuela de Chinchón.

Con su cartel taurino, Guillermo Muñoz Vera pasará a engrosar la rica pinacoteca que la Real Maestranza posee en cuanto a cartelería taurina, de la que ya forman parte Carmen Laffón, Pérez Villalta, Cadenas, Botero, Larry Rivers, Katz, Miquel Barceló, Arroyo, Sicilia, Salinas o Gordillo, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios