Estudio médico

El estrés de Jesuli de Torrecera al torear en Sevilla triplica al de un piloto de carreras

  • Se dan a conocer las primeras conclusiones del estudio realizado por el doctor Illera

El momento que los toreros viven con mayor tensión se produce instantes antes de matar al segundo toro, según un estudio realizado por el profesor Illera, director del Departamento de Fisiología Animal de la Facultad Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, con el objetivo de medir el estrés de los toreros y compararlo con el de un piloto de carreras.

El doctor Illera midió el nivel de estrés de Jesuli de Torrecera durante la tarde del pasado 29 de marzo, a través del nivel de cortisol, una hormona conocida también como la del estrés, segregada en momentos en los que una persona realiza una actividad o sufre una presión mayor de lo habitual como es el caso de la corrida de toros. Illera verificó una prueba similar a un piloto en carreras.

Para medir el nivel de esta hormona, que puede hacerse a través de la sangre o de la saliva, los expertos utilizaron una cápsula que le introdujeron en la boca. Así, los mayores niveles de cortisol alcanzados por Torrecera se produjeron antes matar el segundo bóvido, alcanzando un nivel de 80. El segundo momento de más tensión lo vivió con un nivel de 60, tras matar el primer toro, y en tercer lugar en el tercio de banderillas, donde alcanzó cerca de 50. Los momentos más relajados del torero fueron vistiéndose, con 7.

Los niveles más estresantes alcanzados por un piloto de carreras se produjeron después de la carrera, alcanzando un nivel de cortisol de 25, mientras que el torero alcanza 35 tras acabar la corrida. La diferencia de cortisol entre un torero y un piloto de carreras es de 60. El lidiador alcanza una media de 90 y el piloto de 30.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios