Alejandro Enríquez, a hombros en la novillada de Monachil

El novillero granadino Alejandro Enríquez resultó triunfador de la novillada con picadores de Monachil y salió a hombros de la plaza portátil de la localidad. Enríquez mostró un toreo muy cuajado pero necesita otro tipo de ganado con más cuajo para desarrollar lo que lleva dentro. Su toreo, con mucha cabeza y gran sentido de la lidia, como demostró en ambas faenas, sólo tuvo el pero de la sosería y falta de raza de los Miralles. Insistió el granadino en sus dos novillos con muy buenas maneras y exprimió lo poco que el ganado llevaba dentro.

Félix de Castro insistió en dos faenas imposibles, buenas maneras y mucho empeño con pocos novillos. A José Miguel Navarro le faltó continuidad en las tandas y emoción ante dos novillos sin raza a los que no pudo obligar. Sólo las ganas que puso salvaron sus faenas aseadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios