"Lo de los vampiros se puede interpretar como una alegoría"

  • La joven protagonista de la ficción vampírica que Antena 3 estrenará dentro de unas semanas interpreta a una chica que quiere integrarse con normalidad en su entorno

Comentarios 1

Aún está terminado el bachillerato y la oportunidad imprevista de su vida le llegó un día al instituto, donde estudia, en el Ramiro de Maeztu de Madrid. Buscaban jóvenes actrices y fue superando las pruebas hasta convertirse en la protagonista de la miniserie No soy como tú, una historia de vampiros adolescentes a lo Crepúsculo que estrenará dentro de unas semanas Antena 3. Lucía Martín Abello tiene 17 años y desea seguir formándose para continuar con una prometedora carrera. En No soy como tú su pareja protagonista es Nicolás Coronado, hijo del actor José Coronado.

-Su personaje se llama Lucía, como usted. ¿Es tan parecida su serie a la película con la que la comparan 'Crepúsculo'?

-Obviamente comparten género, el de misterio, con cierto terror, pero no entra en el curso de lo vampírico como la política.

-Resúmanos qué es lo ocurre con esta Lucía de la ficción.

-Lucía es una joven que lleva una vida normal, una estudiante, pero todo empieza a cambiar cuando su hermano fallece y ella vive varios cambios físicos importantes, escucha voces. La van a buscar y la llevan al centro donde transcurre la historia...

-Es decir, en este caso, es la chica la que guarda secretos, la que no es normal.

-Lucía no es una chica normal. Ella es "mestiza", descubre que es una joven mitad humana y mitad vampiro. Al comprender mi realidad lo que quiero es ser normal, como mis amigos, quiero aclararme conmigo misma y luchar por vivir algún día con normalidad.

-Y ahí debentra el amor, el personaje de Nicolás Coronado...

-Sí, el amor que se cruza es una forma que encuentra Lucía de mejorar y de ayudarse mutuamente con él.

-Lo de este mundo de vampiros, ese centro adonde es llevada Lucía tiene mucho de alegoría. Su personaje es una persona que quiere integrarse...

-Sí, hay otra forma de vampiros en nuestra sociedad. Lo de los vampiros puede interpretarse como una alegoría. Mi personaje es una chica que quiere ser admitida y querida por los demás aunque tenga unas peculiaridades que la hacen muy diferente.

-¿Estamos ante un drama duro, más allá de la historia romántica que puede contar?

-No soy como tú es un drama, pero el ritmo no es de drama constante, hay otras tramas, pero por encima se vive la desesperación. De todas formas es una miniserie de sólo dos capítulos, en total e l montaje es de 150 minutos, lo que la hace muy intensa.

-Usted no había hecho nada de cine ni de televisión hasta ahora ¿cómo la eligieron?

-Simplemente me presenté a un casting que habían convocado en mi instituto. La historia un tanto típica, acudí por casualidad y fui adelante, tomándomelo como una experiencia divertida, ya que piensas que es imposible que vayas a ser la chica seleccionada al final. Y al final hay veces que los sueños se convierten en realidad.

-Y la serie se ha grabado además de forma muy intensiva.

-Han sido días muy completos. Ahora he descubierto esta profesión de actriz y no la quiero soltar. Deseo seguir formándome y me gustaría estudiar Ciencias Políticas e intentaré compaginarlo con el trabajo de actriz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios