La huelga en TVE no fue respaldada por una mayoría pero se eliminaron los magacines

  • La 1 emitió tres películas en la mañana y suplió 'España directo' por espacios de reportajes

Comentarios 3

La Andalucía más tópica y de sainete, la de la película Morena clara, relevó ayer viernes al programa matinal de Mariló Montero en La 1. Lola Flores y Fernando Fernán Gómez entretenían a los espectadores que sintonizaban con la primera cadena de TVE que ayer sólo ofreció en directo los informativos y el programa Corazón. La huelga convocada por varios de los sindicatos (no los mayoritarios, UGT y CCOO) fue seguida por una cuarta parte de la plantilla, según la dirección de RTVE, o por el 50% según algunas fuerzas sindicales, mientras que los convocantes lo elevaban al 80%. El paro afectó a las emisiones en directo, que quedaron limitadas, pero por lo demás no se apreció en el desarrollo del resto de la programación.

A primera hora de la mañana, en sustitución del debate de Los desayunos de TVE la cadena decidió emitir la película Siete novias para siete hermanos, que en sesión continua cedió el testigo a la mencionada Morena clara y en último lugar la comedia El astronauta, protagonizada por Tony Leblanc y el recientemente desaparecido José Luis López Vázquez. Tanto La mañana de La 1 como el vespertino España directo despiertan los recelos de los sindicatos ya que son programas con mucho peso que elaboran productoras. La externalización de contenidos y servicios es uno de los motivos de esta huelga general. En sustitución de España directo se programaron varios programas de reportajes como episodios de la serie Destino: España, dedicada a la visión que tienen los extranjeros de nuestro país. TVE ya había decidido con antelación posponer el estreno del nuevo talent musical Cántame cómo pasó, de la productora Ganga, que tiene previsto ofrecerse en directo los viernes por la noche.

Después de esta jornada de huelga el actual presidente de RTVE, Alberto Oliart, tiene previsto mantener nuevas reuniones con los sindicatos para alcanzar compromisos en el aumento de la programación de producción propia y la creación de una mesa de control de contenidos. Ese compromiso ya se cristalizó con UGT y CCOO.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios