Los fabricantes dicen que cumplen la normativa tras la denuncia sobre las consolas "tóxicas"

Sony, Nintendo y Microsoft señalaron que cumplen las normativas ambientales después de que la organización ecologista Greenpeace les acusase el pasado martes de fabricar sus videoconsolas -Playstation 3, Wii y Xbox 360, respectivamente- con "materiales peligrosos", como PVC (cloruro de vinilo), ftalatos, berilio y bromo, en diferentes cantidades. Los ecologistas aseguraron que estos productos son una "amenaza tóxica" y que contienen químicos que podrían afectar la memoria y el desarrollo sexual.

"En línea con esos criterios, Sony garantiza en todo el mundo un buen uso de sustancias químicas en sus partes y materiales", señaló Sony Computer Entertainment Inc. en un comunicado. "Estamos avanzando para que sea posible reducir y reemplazar esas sustancias", agregó.

Por su parte, un portavoz de Nintendo comentó que la compañía no esta en posición de comentar las pruebas de Greenpeace, pero agregó: "Lo que podemos decir es que sólo vendemos productos que han aprobado los estrictos criterios de cada país". 

Por último, Microsoft dijo, mediante una nota de prensa, que los productos de la compañía "cumplen ampliamente los criterios y normas que apuntan a reducir el impacto ambiental de los electrónicos de consumo".

"Jugando sucio"

Según el informe 'Jugando sucio' de Greenpeace, ninguno de los tres fabricantes superó el examen de los ecologistas, porque se encontraron altos niveles de bromo en los componentes. 

Asimismo, en la Xbox 360 y en la PS3, los científicos hallaron materiales con ftalatos, que no están permitidos en los componentes de juguetes y artículos para niños que se venden en la Unión Europea.

En contraparte, los fabricantes han reducido o evitado el uso de determinadas sustancias en algunos materiales de sus consolas. Así, el estudio revela que en la Wii de Nintendo no se encontraron aleaciones de berilio en los contactos eléctricos, y el uso de PVC y ftalatos era limitado. La PS3 de Sony contenía algunos ejemplos de circuitos impresos sin bromo y la Xbox 360 de Microsoft utilizaba menos sustancias bromadas en las carcasas. 

60 millones de consolas en 2007

Kevin Brigden, miembro de la Unidad Científica de Greenpeace, advirtió que existe tecnología disponible para que las empresas diseñen y fabriquen videoconsolas sin utilizar compuestos tóxicos.

Según datos de Greenpeace, el 2007 se vendieron más de 60 millones de consolas y el mercado creció un 14 por ciento respecto al año anterior.

"La tecnología ya está disponible para que los fabricantes excluyan a los tóxicos peligrosos de sus diseños y produzcan consolas de juego más limpias", declaró Greenpeace. "Es posible (fabricar) una consola más ecológica y más limpia. No hay excusas para jugar sucio", agregó. 

La organización ecologista Greenpeace manifestó que las consolas también contribuyen a la basura electrónica, terminando en basureros inseguros en los países en desarrollo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios