Reportaje

En clave de Ipod

  • Hacemos un recorrido por la historia del Ipod, el 'gadget' que lanzó a Apple a una segunda "edad de oro" y que creó el terreno propicio para la llegada del revolucionario Iphone.

Considerado como un bien aspiracional y un fenómeno cultural, el Ipod de Apple no es sólo un reproductor de mp3. Este símbolo del diseño, sin ser el primer reproductor de Mp3 portátil -este mérito es de la empresa coreana Sae Han Information Systems y su MPMan F10- sí fue el que puso en el mapa la reproducción "para llevar" del popular formato de compresión de sonido, hermanándose con el Walkman de Sony como icono de la tecnología musical.

Desde su aparición en octubre de 2001, este pequeño “gadget” supuso la segunda época dorada de Apple .

Creado por Tony Fadell, la evolución del Ipod durante este tiempo (cumplirá siete años de su lanzamiento el próximo 23 de octubre) ha sido espectacular tanto en diseño -que a partir de la 3ª generación fue responsabilidad de Jonathan Ive- como en prestaciones. Pero no podemos hablar del surgimiento del reproductor que marcaría tendencia sin mencionar el momento en el que se encontraba Apple meses antes de su aparición. El 20 de diciembre de 1996, el que fuera co-fundador de la empresa de la manzana vuelve a la compañía desaparecer once años antes. En aquel momento Apple perdía la friolera de mil millones de dólares al año.

Jobs sabía que el negocio de la música se iba a abrir camino en la red. No en vano, nos situamos en la época en la que Napster –de vuelta a la actualidad ahora que planta cara a iTunes- estaba en pleno apogeo. Apple comprobó que los reproductores Mp3 que había en el mercado eran muy costosos y que el público no los conocía, por lo que la maquinaria de la manzana se puso en marcha.

Es a principios de 2001 cuando aparece el mencionado Tony Fadell con su prototipo de reproducción de Mp3 en un disco duro portátil. Poco tiempo después de que Fadell comenzara a trabajar en ello para la compañía, Apple presenta el software de gestión musical iTunes, lo que supondría el pistoletazo de salida: con un Steve Jobs cada vez más ansioso por hacerse con este mercado, la cabeza visible de la empresa decide que hay que sacar el Ipod lo antes posible. En un tiempo record -nueve meses-, el Ipod se gestó y presentó en público, marcando todo un hito.

La primera versión apareció el 23 de octubre de 2001. Disponible al principio con sólo 5gb de capacidad, vendió ese año 125.000 ejemplares. Todo un logro si tenemos en cuenta que el aparato sólo era compatible con Mac.

Nuevas generaciones del famoso reproductor fueron surgiendo. Entre tanto, con Napster sumido en numerosos juicios con sellos discográficos que terminarían por una transformación forzosa de la empresa de Fanning, el terreno para el nuevo bombazo de Apple se estaba preparando.

Pronto los auriculares blancos comenzaron a ser un símbolo. No hacía falta enseñar el reproductor para que la gente supiera que llevabas un ipod. Esto se supo destacar con acierto en una campaña de publicidad arrolladora, que, unida al clima de “comunidad” que poseer un Ipod creaba entre sus usuarios, hizo el resto.

Después de una lucha titánica entre Jobs, las productoras musicales y los artistas, el 28 de abril de 2003, se abre al mundo la tienda musical Itunes. El éxito fue arrollador: un millón de canciones vendidas una semana más tarde de su apertura. Con este anuncio aparecía la tercera generación de Ipods: el reproductor se hacía compatible con PC y, por tanto, con Windows. Esa fue la explosión definitiva que elevaría a Apple a la cumbre del negocio de la múscia en Internet.

A principios de enero de 2004 Apple presenta una versión reducida del que se estaba convirtiendo en su buque insignia: el Ipod Mini. La vida del pequeño de Apple no sería muy larga, pero en enero de 2005 y con el lema Life is random ("la vida es aleatoria") la compañía mostraba el primer Ipod shuffle: la mínima expresión del reproductor y la más asequible que, unida nueve meses más tarde a la presentación del Nano (el reproductor ideal para los deportistas, ya que su memoria flash –al contrario que las de disco duro- no saltaban ni daban fallos al correr con ellas o si caían al suelo) nadie tenía excusa para no hacerse con algún ejemplar de la familia musical de Apple.

La versión final del Ipod Classic -la sexta, surgida el 5 de septiembre de 2007- tenía capacidad para 40.000 canciones y 200 horas de vídeo. Pero lo último en reproductores de Apple es el Ipod Touch. Heredero directo del Iphone (¿o más bien al revés?), esta versión incluye por primera vez conexión a internet mediante wifi. Su pantalla de mayor tamaño que la de sus “hermanos”, lo convierte en un dispositivo ideal para la reproducción de video. Ello ha propiciado que la cadena HBO haya llegado a un acuerdo reciente para vender sus producciones por Itunes, por lo que es probable que en breve Apple vuelva a batir records de venta online de productos multimedia.

A pesar de los intentos de otras compañías por subirse al tren del Mp3 -ahí tenemos a Microsoft y su Zune-, Jobs y su juguete musical siguen siendo los dueños y señores del mercado, como avalan los datos: a finales de 2004 se habían vendido 200 millones de canciones por Itunes y seis millones de Ipods. En sus primeros cinco años de vida, los Ipod supusieron el 40 % de los ingresos totales de Apple. Itunes vende cada día millones de canciones.

Lo cierto es que con su teléfono móvil,el Iphone, Apple ha vuelto a ganarse el primer puesto en el terreno de la innovación en tecnología de consumo. El tiempo dirá qué otras sorpresas nos depara la casa fundada por Jobs y si el reproductor que resucitó a la compañía dejará de venderse por separado -ya que el Iphone también reproduce mp3- o se conservará como un icono de modernidad símbolo de Apple.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios