Cómo triunfar con un 'power point'

No hay seminario o reunión de trabajo que se precie en la que los ponentes no acompañen su intervención con una colección de textos e imágenes que han preparado con este programa de Microsoft. Incluso cuando alguien utiliza Keynote de Apple o Impress de OpenOffice, sus presentaciones se suelen denominar el power point. Es sencillo de manejar, al menos en sus principales tareas, y resulta muy efectista y vistoso; pero sin un uso adecuado, corremos el peligro de trivializar la información y convertir la comunicación en un acto rutinario. Sigamos unos sencillos consejos para evitarlo.

En primer lugar, reduzca drásticamente la información incluida en cada diapositiva. De este modo la audiencia no tiene que leer los textos y comprender los gráficos antes de que pueda empezar a escuchar. Además, trate de utilizar el mínimo número de palabras y letras en cada diapositiva (si es posible, restringirlo a una o dos palabras) y procure utilizar la tipografía y el color como elementos señalizadores. Igualmente, no dude en reutilizar imágenes y textos a lo largo de la charla, de forma que se conecten las diferentes partes.

Por su parte, usted debe conocer con anterioridad la siguiente diapositiva. Puede parecer obvio pero no lo es. Es bastante habitual que sea la diapositiva la que avise al conferenciante del tema que tiene que tratar en ese momento. Esta estrategia provoca en ocasiones caídas de ritmo en la charla. Además, la sincronización entre la voz y el texto puede ser útil para reforzar ideas.

Finalmente, use diapositivas en blanco. Es una forma de introducir una pausa y un cambio de ritmo en la intervención y lograr que la audiencia espere algo especial tras esa diapositiva.

http://office.microsoft.com/es-es/powerpoint/default.aspx

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios