Un seísmo causa en Japón al menos seis muertos y más de 200 heridos

  • El temblor fue de 7,2 grados Richter y afectó especialmente a la zona nororiental

Un seísmo de 7,2 grados de magnitud en la escala de Richter sacudió ayer el noreste de Japón y causó la muerte a al menos seis personas, mientras que más de 200 resultaron heridas y 11 seguían desaparecidas al cierre de esta edición, según las autoridades de las provincias de Iwate y Miyagi, las más afectadas. El epicentro del terremoto se detectó en un punto a unos 350 kilómetros al norte de Tokio; el temblor tuvo lugar a unos ocho kilómetros de profundidad.

En muchos lugares se produjeron corrimientos de tierra, que bloquearon calles, y también se derrumbaron algunos puentes. Las autopistas quedaron intransitables e interrumpido el tráfico ferroviario. Varias casas resultaron gravemente dañadas. También en Tokio se sintieron temblores alrededor de las 08:43 hora local (01:43 de ayer en España). No hubo alerta de tsunami, pero la población se vio sacudida por varias réplicas.

En Iwate, un hombre de 60 años murió atropellado por un vehículo cuando salió de su casa presa de pánico, mientras que otro hombre de 48 años murió en un hospital, donde ingresó tras haber sido golpeado por un desprendimiento de rocas. En Fukushima, un hombre de 55 años que estaba pescando fue arrastrado al mar por un deslizamiento de tierras y se ahogó. Según la BBC, un cuarto muerto fue hallado en las montañas. En una instalación atómica de la provincia de Fukushima se filtraron 29 litros de agua radiactiva de una piscina en la que se almacenan barras de combustible usadas. Según la empresa Tokyo Electric, sin embargo, esto no supone ningún peligro para las personas.

La circulación de los trenes de alta velocidad Shinkansen se interrumpió temporalmente en la región de Tohoku, en el noreste. También otros tramos de las vías del ferrocarril permanecieron cerrados. En casi 30.000 hogares se cortó la luz y unos 3.000 se quedaron temporalmente sin agua. En Iwate también resultaron heridos ocho niños de un jardín de infantes a causa de la rotura de ventanas. Las Fuerzas Armadas enviaron soldados a la zona para rescatar a las personas de entre los escombros o los corrimientos de tierra. También fueron enviados helicópteros a las zonas montañosas más apartadas. El primer ministro japonés, Yasuo Fukuda, ordenó que las tareas de rescate tuvieran la máxima prioridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios