Una réplica del seísmo de China causa al menos dos fallecidos

  • El pánico cundió ayer en Chengdu tras un temblor de 6,4 grados que vino a agravar la situación del suroeste del país, que llora a más de 62.000 muertos

El suroeste de China se vio afectado ayer por una fuerte réplica del sismo del 12 de mayo, coincidiendo con la intensificación de la llegada de ayuda internacional para socorrer a los millones de damnificados. Al menos dos personas murieron y 480 resultaron heridas, 41 de gravedad, por este nuevo temblor de magnitud 6,4 en la escala de Richter que provocó el derrumbe de 71.300 viviendas y dejó bajo amenaza de desplome a otras 200.000, según varias fuentes locales. Desde el terremoto del 12 de mayo, la provincia de Sichuan ha sufrido más de 8.000 réplicas, muchas de ellas imperceptibles, dijo el responsable de la oficina sismológica local. En esta ocasión, la población se precipitó alarmada a las calles, como comprobaron los periodistas de AFP en la ciudad de Chengdu.

Poco antes, el Gobierno había difundido un nuevo balance del terremoto de hace dos semanas, el más destructivo sufrido por China en los últimos 30 años: 62.664 muertos confirmados, 23.775 desaparecidos y 358.816 heridos.

El sábado, junto al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que se trasladó al epicentro del seísmo, en Yingxiu, el primer ministro chino Wen Jiabao dijo que el número de muertos podría superar los 80.000. Hay además 5,4 millones de damnificados que los equipos de rescate chinos y extranjeros se aprestan a ayudar para proteger de los riesgos de epidemia agravados por la falta de agua y cobijo y por la proximidad del verano, acompañado de fuertes lluvias. Entre estas personas, hay 5.500 niños que están solos porque sus padres murieron o desaparecieron.

Mientras tanto, la ayuda internacional cuaja en realidades concretas. Ayer aterrizó un primer avión militar ruso en Chengdu con ayuda, al que deberían seguir otros. Un destacamento francés también llegó a Chengdu; compuesto por 13 militares y bomberos, apoyará a los médicos del hospital de Guangyuan, a 300 kilómetros. La Cruz Roja alemana instaló el viernes un hospital de campaña en la ciudad de Dujiangyan. Varios cargamentos de ayuda llegaron de Sri Lanka: 20 toneladas de material médico, ropa y comida. Otro envío con 1.000 tiendas (uno de los artículos más necesarios) para los supervivientes sin techo está previsto para el 15 de junio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios