El punto G puede ser localizado por ultrasonidos

  • Un grupo de científicos italianos sitúa la zona erógena femenina entre la pared vaginal y la uretra

El famoso "botón" de la satisfacción sexual femenina, el misterioso punto G, puede ser localizado utilizando el ultrasonido. Así lo ha asegurado un equipo de investigadores italianos en la revista New Scientist.

Pese a que algunas mujeres afirman que el recibir estímulo en ciertas partes de la vagina desata poderosos orgasmos, hasta el momento la medicina no había sido capaz de precisar la ubicación exacta de este misterioso punto.

Ahora, este equipo de investigación de la Universidad de L'Aquila dice haber encontrado un área de tejido más grueso entre las mujeres que dicen tener orgasmos. En cualquier caso, los especialistas advierten que podría haber otras razones para esta diferencia.

La existencia del punto G ha sido controvertida desde la década de los años ochenta, cuando el término fue acuñado como una forma de explicar el hecho de que algunas mujeres pudieran alcanzar el orgasmo a través de la estimulación vaginal mientras que otras no.

Algunos expertos señalan que el término sólo ha servido para generar una gran ansiedad entre las mujeres que no pueden obtener satisfacción de esta forma, así como a sus parejas.

La última investigación, publicada en la Revista de Medicina Sexual, fue hecha pública por el doctor Emmanuele Jannini en la Universidad de L'Aquila, e involucró a veinte mujeres.

El ultrasonido fue utilizado para medir el tamaño y la forma del tejido que está más allá de la pared frontal de la vagina, a menudo considerado el lugar donde se encuentra el punto G. En nueve de las mujeres que afirmaron haber alcanzado el orgasmo vaginal, los tejidos entre la vagina y la uretra eran en promedio más gruesos que en las 11 mujeres restantes.

"Por primera vez, es posible determinar con un método simple, rápido y barato si una mujer tiene o no un punto G", sostuvo el doctor Jannini.

Sin embargo, el doctor Tim Spector, del Hospital Santo Tomás de Londres, manifestó a la revista New Scientist que el tejido más grueso podría ser, en realidad, parte del clítoris, otra área femenina que es extremadamente sensible.

Otra hipótesis es que, más allá de que sea la causa de más orgasmos, el hecho de tener estos tejidos podría llevar a poseer una musculatura más desarrollada en esta área.

La doctora Petra Boynton, sexóloga de la University College London, dijo que ha crecido toda una industria en torno a la idea del punto G, pero que no sirve de nada llamar de "disfuncionales" a las mujeres incapaces de encontrar el suyo. "Todos somos diferentes. Algunas mujeres tendrán cierta área dentro de la vagina que puede ser muy sensible y otras no. Pero no significa, necesariamente que estén en el área llamada punto G", especificó Boynton.

"Si una mujer se pasa todo el tiempo preocupándose acerca de si es normal, o si tiene o no el punto G, se centrará en una sola área e ignorará todo lo demás", agregó. "Eso es decirle a la gente que hay una sola forma y mejor de tener sexo, lo cual es incorrecto", enfatizó la doctora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios