El primer avión estadounidense con ayuda aterriza en Myanmar

  • La oposición acusa a la Junta Militar birmana de "manipular" el referéndum constitucional.

Comentarios 4

Al despliegue humanitario en Myanmar se sumó este lunes un primer vuelo del Ejército estadounidense, que con suministros a bordo inauguró la ayuda norteamericana mientras las organizaciones internacionales tratan de proseguir con estas labores mientras la Junta Militar lo permita. Y es que el Gobierno del país asiático parecía más preocupado por atender la celebración del referéndum constitucional, que para la oposición es sólo un ejemplo de "manipulación", que por atender al millón de damnificados del ciclón ‘Nargis’, que se podría haber cobrado la vida de 100.000 personas.

La ayuda para la población de Myanmar sigue encontrando problemas no sólo en su llegada, sino también en su posterior reparto. El Programa Mundial de Alimentos lamentó hoy en boca de su portavoz, Marcus Prior, que pese a que son necesarias 375 toneladas de comida diarias en las áreas afectadas del delta del río Irrawady, la organización tan sólo lleva "un 20 por ciento". A estos reproches también se suma Médicos sin Fronteras, que pese a trasladar hoy tres aviones de carga con materiales y otros suministros, reconoce que "ha sido muy difícil proveer suministros de primera necesidad". "En las áreas donde hemos estado, no hemos visto la entrega de ningún tipo de ayuda, por eso la cantidad que ha llegado a la gente en las áreas donde estamos ha sido mínima", lamentó en un comunicado.

El Gobierno militar acepta la ayuda exterior, pero no equipos extranjeros. Por ello, organizaciones y oposición critican la gestión gubernamental de la crisis y su mal reparto. A esta colaboración se unió hoy Estados Unidos, que tras días de intenciones consiguió llevar un avión de transporte militar a Rangún. Allí, el comandante en jefe de la Fuerza Naval de la Junta, Soe Thein, prometió entregar los suministros "lo más rápido posible".

Asimismo, tres buques de la marina estadounidense se dirigían hacia Myanmar, y un buque francés llegará a aguas birmanas a mediados de semana con 1.500 toneladas de arroz que Francia quiere distribuir directamente a los supervivientes. Por su parte, la Comisión Europea ha convocado para mañana una reunión de urgencia de los ministros de la Unión Europea encargados de la ayuda humanitaria para reforzar la respuesta de los Veintisiete a esta catástrofe.

Consulta bajo sospecha

Entre los escombros de un país devastado hace nueve días, Myanmar celebró un referéndum el sábado, mientras más de un millón de personas lo han perdido todo por la tormenta y el futuro tampoco se les presenta alentador, con una previsible subida de precios en los ya de por sí encarecidos alimentos básicos.

La Liga Nacional para la Democracia criticó de nuevo esta consulta y acusó al régimen militar de "manipulación", según declaraciones del portavoz de la formación, en declaraciones a 'Democratic Voice of Burma'. Entre las innumerables pruebas que esgrimen, aluden a la única presencia de observadores pro Gobierno y los chantajes a cambio de votar 'sí' al nuevo texto.    

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios