La presunta homicida del joven asesinado en Vigo estaba rodeada de botellas de alcohol

  • José Fernando Benavides Riobó, de 26 años, conoció a esta mujer en un club de alterne y, ésta, presuntamente, acabó con la vida del joven

La presunta autora de la muerte de un joven vigués se encontraba tumbada en un sofá de la casa con botellas alcohólicas alrededor cuando los agentes policiales comenzaron su registro tras hallar el cadáver con tres puñaladas, informaron fuentes del Cuerpo Nacional de Policía.

La identidad de la mujer se corresponde con las iniciales R.A.D.A., de 35 años, es natural de Uruguay y tiene nacionalidad española.

Las mismas fuentes señalaron que el fallecido, José Fernando Benavides Riobó, de 26 años, conoció a esta mujer en un club de alterne y, por causas que aún se desconocen, ésta, presuntamente, acabó con la vida del joven con un arma blanca que la Policía encontró tirada en el pasillo de la vivienda, en la que había un gran desorden.

Cuando los bomberos acudieron al domicilio del joven, en la Avenida Castelao número 38, primero derecha, después de que una tía y primo del joven alertaran de que llevaban dos días sin verlo, la puerta de la casa estaba cerrada y tenía puesta la llave por dentro.

Los bomberos tuvieron que acceder a la vivienda por la ventana y cuando hallaron al joven tirado boca bajo en la cocina no encontraron a la presunta autora del apuñalamiento que, según precisaron fuentes policiales, se encontraba tumbada en un sofá con botellas alcohólicas alrededor. La joven también podría haber consumido drogas, apuntaron las fuentes.

No fue hasta la entrada de la Policía cuando se percataron de que el fallecido no se encontraba sólo en el domicilio, sino que su presunta autora permanecía a escasos metros del cadáver, ensangrentado en cara y cuello y con tres heridas incisas en la espalda a la altura del omóplato izquierdo.

En el momento de la detención de la joven, ésta dijo a los agentes que había habido una pelea, aunque no llegó a reconocer que acabó apuñalando al chico.

La mujer uruguaya tuvo que ser atendida en el interior de la casa de unas heridas por el forcejeo que, presuntamente, ella y la víctima mantuvieron. A la salida de la vivienda ayer por la noche R.A.D.A. presentaba una venda en su muñeca derecha.

Según las fuentes policiales, el fallecido estaba encharcado de sangre "ya reseca", por lo que a expensas de lo que revele la autopsia, el joven podría llevar muerto varias horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios