El presidente canario revela que "el piloto apuró al máximo la pista"

  • Rivero pide que no se realicen especulaciones "en un marco emocional muy difícil"

"El piloto apuró al máximo la pista". Esa fue la apreciación que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, transmitió al presidente de Canarias, Paulino Rivero, durante la reunión que mantuvieron ayer en La Moncloa para coordinar la labor de asistencia a las víctimas. Al menos 79 pasajeros del avión siniestrado viviían en el archipiélago canario, de los que 71 perdieron la vida.

Rivero señaló que según el relato de Zapatero "parece que en el segundo intento de despegue el piloto apura al máximo las posibilidades que da la pista; hay una prolongación de seguridad con un piso diferente de 600 metros y parece que se observa que el avión no coge la altura que en situaciones de normalidad estamos acostumbrados a ver".

El presidente canario añadió que para conocer las causas del accidente "tenemos que ponernos en manos de los técnicos y dejarles trabajar", pero pidió a Zapatero la "máxima diligencia y la máxima transparencia" en la investigación.

"Podemos especular todos, los políticos, periodistas, familiares que tuvieron testimonios de los supervivientes o de los que conectaron con alguna de la personas que no salieron con vida, pero todo hay que ponerlo en un marco emocional muy difícil. En una situación como ésta no nos podemos dejar llevar por las emociones, los sentimientos y las especulaciones", manifestó Rivero, quien puso toda su confianza en el trabajo de la comisión internacional que investigará el accidente del avión del que dijo que, como volaba a aeropuertos internacionales, también había pasado inspecciones técnicas en ellos.

El presidente canario también tuvo palabras de crítica hacia la compañía Spanair, propietaria del avión accidentado, porque "no estuvo a la altura en un primer momento" a la hora de facilitar información a los familiares, y que así se lo expresó a Zapatero, aunque a continuación reconoció que poco a poco ha ido variando su actitud "y ahora está a disposición de las familias". "Hemos estado muy descontentos con la reacción de la compañía en un primer momento, no sólo el Gobierno de Canarias y los familiares sino que también así lo ha expresado el presidente del Gobierno de España", dijo Rivero.

El presidente canario también anunció que se creará una Oficina de Atención a las Víctimas en la Delegación de Gobierno de Gran Canaria, porque la máxima prioridad para ambos gobiernos son las familias de las víctimas.

En cuanto a las informaciones que hablaban sobre los deseos de algunos pasajeros de abandonar el avión antes de su despegue, Rivero explicó que "los protocolos sobre los derechos de los pasajeros no es una cuestión que competa a España sino que son normas internacionales".

Paulino Rivero agradeció "el esfuerzo y entrega" con el que se están realizando las tareas de identificación de los cadáveres y avanzó que, aunque se trata de un proceso "más largo de lo deseado", posiblemente puedan concluir las identificaciones el domingo a última hora o el lunes".

El presidente del Gobierno en Madrid y la ministra de Defensa, Carme Chacón, en Canarias ofrecieron a Paulino Rivero la posibilidad de que el traslado de los féretros con las víctimas del accidente aéreo se realice en aviones militares si Spanair no dispone de la infraestructura necesaria para ello. Ayer se produjo la llegada de tres vuelos de Spanair con fallecidos y sus familiares.

Durante la reunión, Paulino Rivero trasladó también a Zapatero la voluntad del Ejecutivo autonómico de celebrar un funeral en las Las Palmas de Gran Canaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios