El presidente del CSIC pretende convertirlo en una institución de "referencia y excelencia"

  • El nuevo responsable de la institución, Rafael Rodrigo, quiere crear una Fundación General para la captación de dinero del sector privado.

Tras la marcha de su predecesor Carlos Martínez al recién creado Ministerio de Ciencia e Innovación como Secretario de Estado de Investigación, Rafael Rodrigo Montero fue nombrado el pasado 25 de abril presidente de la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Rodrigo, un hombre eminentemente de ciencias, nació en 1953 en Granada y es licenciado en Matemáticas y doctor en Físicas por la Universidad de Granada.

Ha trabajado en diversos laboratorios e institutos europeos y estadounidenses.

En su entrevista con EFE, explica que su cometido pasa por la potenciación de la ciencia, "una ciencia de excelencia" y por superar las deficiencias que, en su opinión, tiene el CSIC.

Unas deficiencias que, específica, "están en el propio sistema de la Administración General del Estado, que está un poco burocratizado, encorsetado y rígido".

Pero uno de los pivotes por los que pretende que discurra su gestión será la de formar, al alimón con los agentes de I+D, a "buenos investigadores" y desarrollar "una carrera científica técnica de gestión".

"Se trata de que desde que uno sale de la universidad y empieza a hacer la tesis doctoral hasta que tiene oportunidad de ingresar en la escala técnica del CSIC y pueda progresar y promocionarse", esté cubierto, indica Rodrigo.

"Si no tenemos una carrera de ese tipo y no es atractiva, pues no tendremos una institución de referencia", explica Rodrigo, quien subraya la necesidad de buscar una serie de herramientas "que eliminen las trabas burocráticas con las que contamos actualmente".

En este terreno, incide en que hay que "diseñar un escalón atractivo para que los jóvenes científicos se incorporen al sistema".

Uno de ellos sería el establecimiento de contratos por cinco años que permitiría a los tres que, en caso de lograr tu objetivo, se te pueda ofrecer un contrato indefinido o bien un puesto permanente, desarrolla Rodrigo.

"Y, si no has logrado los objetivos y tu evaluación es negativa, tienes dos años más para buscar un puesto de trabajo", según el máximo responsable del CSIC.

En este sentido, revela que hay un "problema serio" en la captación de dinero del sector privado.

"Es evidente que el sector público no puede hacer frente solo a la investigación y desarrollo sin el privado. Una de las ideas que vamos a cumplimentar de forma inmediata es la creación de una Fundación General CSIC en las que los socios son privados y van a aportar dinero e ideas y proyectos para desarrollar en el CSIC", anuncia Rodrigo.

"En definitiva, es trazar un camino común entre las instituciones privadas y el CSIC", apostilla.

En este sentido, explica que el sector público y privado llevan muchos años dándose la espalda en el capítulo científico y que ahora comienzan a mirarse a la cara.

Rodrigo también se declara, en su entrevista con EFE, seguro de que España tiene que invertir más en I+D y que el sector privado tiene que ser más competitivo y agresivo, además de ser capaz de desarrollar su propia investigación.

Aunque "es cierto que no tiene por qué desarrollarla sólo. Lo que tiene hacer es colaborar con el sector público de algunas herramientas, como la creación de sociedades mercantiles o figuras similares", explica.

Por último, se declara convencido de que la ciencia "no se hace sólo por científicos, sino que necesita un concurso de todos los que trabajamos en ciencia" y precisa que hay que luchar para disminuir la edad media de los científicos que trabajan en España, situada por encima de los 54 años ("estamos -dice- por encima de la edad deseable")-, y tener una remuneración adecuada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios