Cinco países se reparten el Ártico

  • Supuestamente, las aguas árticas albergan un cuarto de las reservas de hidrocarburos del planeta

Los cinco países costeros del océano Ártico abren el miércoles una reunión en Ilulissat, en Groenlandia, con un espíritu de conciliación para tratar de poner fin a sus diferendos territoriales sobre esta región que escondería grandes reservas energéticas.

"Estoy seguro de que vamos a encontrar los medios para que el desarrollo futuro del océano Ártico sean pacíficos y beneficiosos para todos los países", declaró a la AFP el ministro danés de Relaciones Exteriores, Per Stig Moeller, antes de la apertura de la conferencia.

Se trata de la primera reunión a nivel ministerial de los cinco países que tienen una salida marítima sobre el Ártico: Dinamarca, Noruega, Rusia, Estados Unidos y Canadá.

El encuentro busca rebajar la tensión provocada en los últimos años entre estos vecinos, ansiosos de extender su soberanía sobre las aguas árticas que supuestamente albergan un cuarto de las reservas de hidrocarburos del planeta, según estimaciones del instituto norteamericano Geological Survey.

"Debemos enviar un mensaje político de unidad a nuestros pueblos y al resto del mundo, mostrando que los cinco países abordarán las oportunidades y los cambios de forma responsable", señaló el ministro danés, impulsor de esta cita junto al primer ministro del gobierno local de Groenlandia, Hans Enoksen.

Rusia y Noruega estarán representadas por sus cancilleres, Serguei Lavrov y Jonas Gahr Stoere, respectivamente, Estados Unidos por el número dos del departamento de Estado, John Negroponte, y Canadá por su titular de Recursos Naturales, Gary Lunn.

"Es importante reunirse y hablar del cambio climático y de las posibilidades crecientes de utilizar el Ártico en muchos sectores", dijo a la AFP Negroponte a su llegada a Ilulissat. "Sin duda, hay varias divergencias, pero vamos a superarlas. El Ártico puede ser una zona de cooperación", añadió.

La cumbre finaliza el miércoles por la noche con un comunicado final, sobre cuyo contenido los participantes están "casi de acuerdo" y que contemplará la resolución de los conflictos territoriales en el marco de Naciones Unidas.

Dinamarca -que representa a Groenlandia, su territorio de ultramar- y Canadá continúan disputándose la soberanía de la isla rocosa Hans Oe.

Por su parte canadienses y estadounidenses se enfrentan por la propiedad del Paso del Noroeste, entre el Atlántico y el Pacífico, que podría ser navegable todo el año a partir de 2050, debido al deshielo de las banquisas.

Rusia desafió a sus vecinos a mediados de 2007, cuando plantó su bandera a unos 4.000 metros de profundidad bajo el Polo Norte, para imponer su soberanía.

Y Noruega ha pedido igualmente el dominio del archipiélago de Svalbard.

La carrera por el control de las riquezas potenciales del Ártico se ha acelerado a la par con el cambio climático, un fenómeno que puede crear las condiciones favorables para el transporte marítimo y la explotación de los recursos que atesoran los fondos marinos.

Negroponte sugirió que Estados Unidos estaría dispuesto a ratificar el Convenio de la ONU sobre el derecho del mar, antes de finales de 2009. Es el único país de la región ártica que todavía no lo ha hecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios