Los pollos peor nutridos priorizan el desarrollo de boqueras para obtener más comida

  • El director de este estudio asegura que de esta forma se avala la idea de que el desarrollo de los animales no es un proceso rígido e inamovible, sino flexible y con un grado considerable de plasticidad.

Científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han descubierto que las crías de estornino negro peor nutridas priorizan el desarrollo de las boqueras de las comisuras de sus picos, por encima de cualquier otra parte de su cuerpo, para maximizar su señal de hambre, según un estudio publicado en la revista 'Proceeding'.

Esta estrategia de supervivencia con la que los pollos tratan de conseguir la mayor cantidad posible de comida que les facilitan sus padres en el nido, puede extrapolarse a otras especies con similar proceso de cría y avalar la tesis de que el desarrollo de los animales es flexible. 

El director de este trabajo e investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Diego Gil, explica que es frecuente que los pollos de un mismo nido compitan intensamente entre ellos para obtener las cebas que les suministran sus padres. "De hecho, cuando el alimento escasea, las crías más pequeñas pueden perder esa competición entre hermanos y morir de hambre", recuerda.

Cuando la comida escasea

Esta fuerza selectiva explica que las crías de muchas especies de ave presenten grandes y llamativas boqueras a ambos lados de las comisuras del pico, con el fin de abrir éste con la mayor amplitud y acaparar, de esa forma, más comida. En definitiva, priorizan el crecimiento de estas boqueras frente al resto del cuerpo si la comida escasea.

El hallazgo surgió gracias a una observación casual: "Durante nuestros estudios en una zona de la sierra madrileña, descubrimos un nido de estorninos negros que, pese a encontrarse en un pésimo estado de nutrición, presentaban una boqueras desproporcionadas con el resto de su cuerpo. Esto nos llevó a diseñar un experimento para verificar la existencia de esta plasticidad en el desarrollo", señala Gil.

Pero, más allá del resultado concreto, este experto asegura que el estudio avala la idea de que el desarrollo de los animales no es un proceso rígido e inamovible, sino flexible y con un grado considerable de plasticidad.

  "Un caso similar al observado ocurre en algunas especies de pájaros en las que la dispersión del nido se efectúa de manera sincrónica, de tal manera que todas las crías deben salir volando en el mismo momento para poder sobrevivir. Se ha comprobado que los pollos más canijos del nido priorizan el desarrollo de sus alas, para poder seguir a sus hermanos", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios