Uno de cada cuatro niños va sin cinturón cuando viaja en autocar

  • El RACC pide en un informe que se apruebe en España un reglamento de seguridad infantil para los autobuses

El Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) denunció ayer que uno de cada cuatro niños va sin cinturón cuando viaja en autocar y ha pedido que se apruebe un reglamento español de seguridad infantil para estos vehículos, ya que no existe una normativa que garantice la sujeción de los niños en ellos.

En la presentación ayer de un estudio elaborado por el RACC y la empresa Jané, el director técnico del club automovilista, Pere Sauret, resaltó que, excepto en los turismos, donde sí está regulada, "la seguridad está bastante resuelta para los adultos, pero para los niños aún queda trabajo por hacer".

El estudio, que parte de una evaluación de las preocupaciones de los padres y de un análisis técnico de la realidad del transporte escolar, revela que la mayoría de los niños de Madrid, Barcelona y Valencia que se desplazan en autocar lo hacen en salidas escolares esporádicas, como excursiones o campamentos.

Este tipo de desplazamientos, habitualmente interurbanos, están expuestos a un mayor riesgo de siniestralidad, pues un 0,8% de los accidentes en zonas urbanas registran víctimas mortales, mientras que en los accidentes de carretera hay víctimas en un 2,4% de los casos. Además, el estudio revela que, según los padres, más del 25% de los niños viaja sin cinturón de seguridad y añade que los más habituados a esta práctica son los que viajan en transporte escolar con frecuencia.

El informe agrega que los accidentes de autocar "son pocos" -el 1,1% de los accidentes con víctimas mortales- y dice que de las 70.890 víctimas mortales en accidentes de tráfico registradas en 2005, 1.014 iban en autocar y 49 de ellas en vehículos dedicados al transporte escolar.

La posición de mayor riesgo dentro del autocar es la del conductor, puesto que los espacios entre los asientos crean compartimento de seguridad, lo que unido al uso del cinturón de seguridad -cuya implantación en los autocares es obligatoria desde 2006-, contribuyen a garantizar la retención del ocupante.

El informe recoge también varias propuestas de sistemas que aumentan la seguridad en el transporte escolar, como los cinturones de altura regulable para pasajeros de más de tres años de edad o el cojín elevador sujeto al asiento, para niños de 3 a 6 años que son retenidos con un arnés.

También se está estudiando una butaca con un sistema de anclajes o una sillita sujeta al respaldo de la butaca en el sentido contrario a la marcha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios