Las mujeres saudíes podrán ocultar su foto en el carné de identidad

  • Una funda de plástico transparente, donde se introduce el documento, permitirá ver el nombre de las mujeres al mismo tiempo que esconde el rostro, parte del cuerpo que no pueden mostrar en público por tradición

Un invento que permite ocultar las fotos de las mujeres en el carné de identidad ha sido recibido con beneplácito por miles de mujeres saudíes, que suelen cubrir sus rostros en público.

El invento, llamado "Yirab al Heshma" (sobre de la castidad), es un sobre de plástico transparente en el que se mete el documento de identidad, y que permite a los funcionarios públicos ver el nombre de la mujer, mientras oculta la foto.

En el lugar de la fotografía de la mujer, en el "Yirab al Heshma" se puede ver un cuadrito en el que aparece una imagen de la bandera saudí, de color verde y con una palmera y dos espadas en medio, según informa hoy la televisión saudí Al Arabiya en su página web.

El inventor, Isa Musa, afirmó que ha vendido 30.000 ejemplares del "sobre de la castidad" en diez días, y considera que su invento "acaba con el sufrimiento de las mujeres saudíes que no quieren que los funcionarios públicos vean sus fotos".

Según la tradición en la muy conservadora sociedad saudí, las mujeres de este reino árabe salen a las calles con el "niqab", que las cubre de la cabeza a los pies, con excepción de los ojos.

Las saudíes suelen acudir a los diferentes centros de la administración pública con un "mehrem" (un varón de la familia), cuyo testimonio sobre la identidad de la mujer que le acompaña es suficiente para las autoridades saudíes.

Isa explicó que ha pensado en su invento para "ayudar a las mujeres a evitar que los hombres sin lazos familiares vean sus caras", algo no bueno en la sociedad saudí.

También aseguró que la primera mujer que utilizó el "Yirab al Heshma" fue su propia hermana, e insiste en que los funcionarios públicos (en las comisarías, oficinas de pasaportes, hoteles, etc) no preguntan por la foto de las mujeres, ya que éstas aparecen en esos sitios acompañadas de un varón de la familia.

El inventor dijo que ha comenzado a fabricar y vender su invento tras haber consultado sobre el asunto al orador de una mezquita y a varios funcionarios públicos saudíes, y que "todos ellos apoyaron la idea".

Isa agregó, asimismo, que no ha necesitado ningún permiso de las autoridades para fabricar y comercializar el "sobre de la castidad" en el mercado saudí, ya que "es un producto normal y aceptado en la sociedad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios