Cinco muertos en un tiroteo en Los Ángeles

  • Una de las víctimas del tiroteo, que tuvo lugar en un suburbio de la ciudad californiana, es un policía.

Cinco personas, entre ellas un agente de policía y un hombre que confesó haber matado a tres miembros de su familia, murieron en Los Ángeles en un tiroteo.

El presunto responsable del incidente se atrincheró durante diez horas en la vivienda, que comenzó a arder sin que se conozca el origen del incendio.

Un hombre llamó a la policía y les comunicó que había matado a tres personas, presuntamente miembros de su familia, según las autoridades. La policía acudió a la vivienda y el sospechoso abrió fuego contra dos agentes, que resultaron heridos.

Los dos agentes fueron llevados al Centro Médico Northridge, donde uno de ellos aún lucha por su vida, mientras que el otro, Randal Simmons, de 51 años, falleció poco después.

Según explicó el portavoz de la policía Jim McDonnell en una conferencia de prensa, los oficiales recibieron los disparos en el interior de la vivienda, pero no se ha podido determinar si las personas que asesinó el sospechoso eran miembros de su familia.

Tras el ataque a los dos agentes, la casa fue rodeada por unos 200 policías, según recogieron las imágenes de las televisiones locales.

Diez horas después de atrincherarse, la vivienda se vio envuelta en llamas, aunque se desconoce como se originó el incendio. Los bomberos acudieron para apagar las llamas pero no entraron en el interior de la vivienda. Se ha confirmado el uso de gas lacrimógeno.

El acceso a las principales calles colindantes a la casa, situada en el Valle de San Fernando, fue cortado durante varias horas.

El alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, dijo en rueda de prensa que ha visitado a la familia del agente muerto, que deja mujer y dos hijos. "Es una tragedia terrible y nuestros corazones están con todos los miembros de la policía de Los Ángeles, que también están sufriendo esta vez", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios