La muerte súbita de bebés puede estar vinculada a una infección

  • Un estudio publicado en la revista 'The Lancet' analiza los casos de fallecimientos inexplicables de niños menores de un año, aunque los pediatras se muestran escépticos sobre el fin del enigma

El Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL) se define clínicamente como "la muerte repentina e inesperada de un lactante aparentemente sano". Es uno de los grandes temores de los padres, precisamente, por su misterio. Todavía hoy no se han podido determinar la o las causas últimas que originan el SMSL. "La causa de la auténtica muerte súbita no se conoce. Hay veces en las que tras un SMSL se encuentra la causa pero es una de las enfermedades más desconocidas", explica el doctor José López López del Hospital Materno Infantil Carlos Haya de Málaga y miembro del Grupo de Trabajo para el Estudio y Prevención de la Muerte Súbita Infantil de la Asociación Española de Pediatría (AEP). Sin embargo, la prestigiosa revista The Lancet publica un artículo en el que vincula el estafilococo áureo y el Escherichia coli (otra bacteria) con la muerte de estos bebés. Los autores se basana en los altos niveles de estas bacterias hallados en las autopsias de niños fallecidos.

Se considera el SMSL como un proceso causado por varios factores, incidiendo en un lactante aparentemente sano, que altera su respiración y conduce a su muerte inesperada mientras duerme. Sin embargo, el doctor López asegura que "las causas no se conocen. Si es verdad que hay niños que suelen padecer una infección previa normalmente ligera, como un catarro o diarrea, esto lo conocemos cuando se estudia posteriormente el caso. Son los antecedentes clínicos que suelen presentar días antes algunos niños, pero la muerte es repentina, no se sabe exactamente la causa y si existe relación o no con la infección", manifiesta.

En el último número de esta publicación médica británica, expertos del hospital de niños Great Ormond Street, en Londres, llegaron a estas conclusiones tras analizar los casos de muertes inexplicables de pequeños menores de un año de edad.

Neil Sabire, Nigel Klein y Marian Malone, del citado centro médico, revisaron los resultados de las autopsias practicadas a niños para establecer si las infecciones bacterianas podían ser la causa de los casos de muerte súbita en bebés.

Para llegar a las conclusiones sobre el posible vínculo entre estas muertes y las citadas bacterias, los expertos revisaron las autopsias realizadas en el Great Ormond Street entre 1996 y 2005. Analizaron los casos de 546 niños, de entre siete y 365 días de edad, que murieron repentinamente y sin explicación, y hallaron en muchos casos la presencia de los citados agentes patógenos.

"Nuestros hallazgos sugieren que los microbios o productos microbianos pueden estar relacionados con patogénesis de una proporción de muertes súbitas inexplicables. Debemos investigar el mecanismo fisiopatológico involucrado en estos casos", indican los autores.

En unos comentarios que acompañan este análisis, los médicos James Morris y Linda Harrison, del hospital Royal Infirmary de Lancaster (noroeste de Inglaterra), señalan en el Lancet que los bebés que sufren muerte súbita pasan en muchos casos de estar en buen estado de salud a fallecer en apenas una hora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios