La mitad de los españoles pagarían más por energías menos contaminantes

  • Siete de cada diez están dispuestos a cambiar sus hábitos si se adoptan medidas que no afecten a todos por igual · El 86% reconoce ya que la actividad humana es responsable del cambio climático

Apenas un año después de que se haya producido una explosión de información en torno al cambio climático y sus consecuencias, el 71,7 por ciento de los españoles asegura que estaría dispuesto a cambiar sus hábitos con el fin de reducir las emisiones de CO2.

Casi la mitad de los españoles están dispuesto a pagar más por energías menos contaminantes, pero la mayoría se opone a restricciones del uso del coche o gravar con más impuestos los carburantes convencionales. Así lo pone de manifiesto el estudio Percepciones y actitudes de los españoles hacia el calentamiento global, presentado ayer por la Fundación BBVA y realizado entre el 8 de noviembre y el 14 de diciembre de 2007 a través de más de 2.000 entrevistas personales a personas mayores de 15 años.

Según el estudio, un 29 por ciento se muestra a favor de pagar hasta 5 euros más en la factura de electricidad si procediera de fuentes renovables como la energía solar o eólica; un 13 por ciento, a un incremento entre 6 y 10 euros y un 8 por ciento, a un aumento mayor.

En cuanto a los usuarios de automóvil, un 31 por ciento pagaría hasta 10 céntimos más por un litro de gasolina que estuviera mezclado con biocarburantes y que emitiera menos CO2; un 10 por ciento, entre 11 y 20 céntimos más, y un 7 por ciento aceptaría un incremento aún mayor.

El 84,1 por ciento estaría a favor de imponer multas a las empresas que no reduzcan sus emisiones de CO2; un 58,9 por ciento, de establecer diferentes tarifas de electricidad según el consumo (más cara a medida que más se gasta) y un 52,8 por ciento, de aplicar impuestos a los automóviles según el nivel de contaminación.

Esa disposición disminuye cuando se trata de medidas lineales, y se muestran mayoritariamente en contra de restringir el uso del automóvil (42,8 por ciento), incrementar los impuestos a la gasolina (56,8 por ciento) y aumentar la tarifa eléctrica en los hogares para reducir su consumo ( 66,3 por ciento).

"Los españoles están dispuestos a aceptar medidas que penalicen un mayor consumo, pero son más reacios a aquellas imposiciones o restricciones que afectan a todos por igual", explicó la responsable del informe, Beatriz Vílchez.

El estudio también revela que, en comparación con anteriores consultas de la misma naturaleza, se ha incrementado la sensibilización hacia el calentamiento global entre los españoles, pese a que un 42 por ciento cree que no está suficientemente informado sobre lo que puede hacer personalmente para mitigar los efectos del cambio climático.

Existe un amplio consenso sobre que el cambio climático representa un problema real (y no circunstancial), ya que cuatro de cada diez creen que ya tiene consecuencias en España y el 86 por ciento reconoce que la actividad humana es responsable. Una clara mayoría está de acuerdo con que se deben adoptar medidas, incluso si éstas pueden afectar al desarrollo económico, y solo un 4 por ciento se muestra totalmente en contra.

Un 81 por ciento de los españoles se muestran a favor de acuerdos internacionales para luchar contra el calentamiento global y el 80 por ciento valora positivamente que España se haya adherido al Protocolo de Kioto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios