Un frente lluvioso agrava la situación de los afectados por el ciclón en Myanmar

  • La Cruz Roja alerta del riesgo de nuevas inundaciones y de brotes de enfermedades infecciosas

Los cientos de miles de afectados por el ciclón Nargis no tienen descanso: después de la catástrofe hace casi dos semanas se acerca desde el mar un frente de tormenta con lluvias torrenciales a la costa sur de Myanmar. Los cooperantes locales, que son los únicos que pueden ocuparse de los supervivientes en el delta del río Irrawaddy, se preparan "para lo peor", según Joe Lowry, portavoz de la Cruz Roja. Las previsiones son que el nivel del agua suba hasta 12 centímetros en los próximos días. La tormenta "desplazará a más gente, traerá más agua a un área ya saturada y no se irá rápido, así que pueden brotar enfermedades", aseguró Lowry.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios