Una inusual ola de tornados ha provocado ya 100 muertos este año en EEUU

  • Los últimos se cobran la vida de al menos ocho personas en el medio oeste.

Estados Unidos está sufriendo uno de sus peores temporadas en el ámbito meteorológico. Desde que comenzase 2008, más de cien personas han perdido la vida a causa de los violentos tornados, casi el doble del promedio habitual en todo un año. A estas cifras se han añadido en los últimos días los fallecidos por los violentos vientos y tormentas originados en el medio oeste estadounidense, que ya suman al menos ocho en tan sólo unos días.

Los tornados han sido causantes, directos o indirectos, de un promedio anual de 54 muertes en Estados Unidos entre 1997 y 2006. Sin embargo, en los cinco meses transcurridos desde el inicio de 2008, estas cifras están más que superadas y los distintos fenómenos meteorológicos han provocado más de un centenar de fallecimientos.

Precisamente la temporada de huracanes tiene su pico en primavera y comienzos del verano boreal, si bien en otoño también se registran tormentas de forma más esporádica. Además, el sistema de tormentas que se forma en esta zona de Estados Unidos, en la división entre el aire caliente del este y el aire frío del oeste, propicia las condiciones ideales para la aparición de tornados, sobre todo en primavera y principios de verano.

Las autoridades añadieron hoy nuevos datos al drama nacional para incrementarlo en al menos ocho fallecimientos, consecuencia de los vientos y tormentas que desde el sábado asolan el medio oeste norteamericano. Los sucesos más graves se produjeron en el estado de Iowa, donde las pequeñas ciudades de Parkersburg y su vecina New Hartford sufrieron particularmente los efectos directos de un poderoso tornado que acabó con la vida de seis personas y destruyó cerca de 60 casas y edificios. Los equipos de rescate iniciaron, apenas había pasado la tormenta, una labor de búsqueda para tratar de localizar y rescatar a las personas que hubiesen podido quedar atrapadas entre los escombros.

A estos dramas se sumó la muerte de un niño de dos años en Minnesota, Estado en el que también se registraron unos nueve heridos. El tornado azotó en este caso de forma significativa la localidad de Hugo, cuyas calles han quedado convertidas en vertederos de sillas, televisiones o tejas a causa del viento, mientras algunas casas incluso se vinieron abajo. El gobernador de Minnesota, Tim Pawlenty, tenía previsto reunirse durante la tarde de hoy con las autoridades locales para evaluar la situación y establecer las medidas de emergencia.

A estas siete muertes hay que agregarles las dos personas que fallecieron el sábado después de que el coche en que viajaban fuera, literalmente, barrido y sacudido por otro tornado en Kansas, tal y como confirmasen las autoridades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios