La ayuda internacional llega a Myanmar de forma más fluida

  • Un barco de Cruz Roja que transportaba material de emergencia se hundió ayer tras chocar contra el tronco de un árbol, sin que se produjeran heridos

La ayuda internacional comenzó ayer a llegar de manera más fluida a Myanmar, aunque la Junta Militar sigue vetando la entrada al país de los cooperantes extranjeros y reparte con su propio criterio el material donado.

La Junta birmana se congratuló ayer por el "éxito" del referéndum celebrado el sábado pese a los estragos del ciclón Nargis, cuyo último balance ofrecido por la televisión estatal elevó el número de muertos a 28.458 y el de desaparecidos a 33.416. Sin embargo, el último informe de la Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria de la ONU (OCHA) eleva la cifra a entre 63.000 y 102.000 fallecidos, otras 220.000 en paradero desconocido y casi dos millones de personas sin hogar.

El Gobierno, a través de su poderoso aparato de propaganda, sigue ocultando a la población la auténtica magnitud del desastre.

Los medios de comunicación, controlados por el Ministerio de Información y Censura de la Prensa, según su denominación oficial, sólo difunden imágenes del líder del régimen, Than Shwe, y otros generales dando ayuda a los damnificados. No muestran ni mencionan las numerosos cadáveres que flotan en el delta del río Irrawaddy.

Con las carreteras ya despejadas de escombros y árboles caídos, decenas de camiones cargados con material de emergencia para los damnificados arribaron a la región del delta del río Irrawaddy, la más afectada por el ciclón que asoló el pasado sábado el sur de Myanmar.

El régimen permitió la distribución de las 38 toneladas de galletas energéticas que confiscó el viernes al Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas, y la Federación Internacional de la Cruz Roja informó de la llegada a Rangún de un avión cargado con 35 toneladas de material de emergencia. Aunque un barco que transportaba material de ayuda de la Cruz Roja se hundió ayer tras chocar contra el tronco de un árbol en el delta del Irrawaddy, anunció la organización, que señaló que no hay heridos.

Por ahora, el PMA y la ONG australiana World Vision han recibido el visto bueno de las autoridades birmanas para que entren en el país algunos de sus trabajadores.

La ONG francesa Médicos del Mundo también indicó ayer que la Junta Militar birmana le autorizó a repartir el material que está enviando al país.

"Médicos del Mundo ha obtenido la autorización" para "encargarse de la distribución de su ayuda" que llegará hoy en un cargamento a Rangún, según anunció la organización en un comunicado.

Por otra parte, la organización de ayuda contra la pobreza Oxfam Internacional advirtió de que las vidas del millón y medio de personas sin hogar corren serio peligro por las enfermedades si no reciben de manera urgente atención médica y agua potable.

El grupo señaló que se dan "todos los factores" para que se produzca una auténtica catástrofe sanitaria y pronosticó que los muertos aumentarán por encima de los 100.000 y, de no poner remedio las autoridades a la actual situación, se multiplicarán por 15 en los próximos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios