Un frente de incendios sin control de 1.000 kilómetros arrasa el sur de Australia

  • Temor a que la situación empeore a finales de semana por las altas temperaturas previstas

Cuatro incendios gigantes, con un frente combinado de 1.000 kilómetros, arden fuera de control en el estado de Victoria, en el sur de Australia, pero no amenazan directamente ninguna población. Las operaciones de extinción han logrado contener 400 nuevos focos de llamas.

La situación es menos peligrosa que el lunes, pero en algunas áreas "la actividad del fuego ha crecido y tiene potencial de impactar de forma directa", advirtió el Servicio de Bomberos. "Las condiciones son tan secas que una pequeña chispa puede causar un incendio", apuntó el portavoz de los bomberos, Kevin Monk.

El nivel de alerta fue rebajado en los fuegos de Dandenong, a unos 40 kilómetros al noreste de Melbourne, la capital del Estado, y de Daylesford, a unos 100 kilómetros al noroeste.

A pesar de que la situación ha mejorado en comparación al lunes, donde los incendios llegaron a 30 metros de poblaciones de la periferia de Melbourne, las previsiones meteorológicas (altas temperaturas y vientos intensos) son malas para finales de esta semana, típico del verano austral.

Los incendios comenzaron el pasado día 7 de febrero, fecha que en el país ha pasado a conocerse como el Sábado Negro, después de dos semanas bajo una ola de calor sin precedentes en el sur de Australia.

Hasta la fecha, el fuego ha matado a 210 personas, ha destruido cerca de 1.900 casas y ha arrasado casi medio millón de hectáreas, la mayoría de bosques.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios