Los hombres se implican más en las tareas familiares si su mujer gana mucho

  • La implicación es mayor cuando ellos tienen jornadas más cortas, empleos públicos, niveles educativos altos y pocos hijos y conviven con mujeres que trabajan y tienen niveles educativos y sueldos elevados.

Comentarios 6

Los hombres se implican más en las tareas domésticas cuando su mujer tiene un empleo y un nivel de ingresos alto y las familias tienen menos hijos, según el informe de la Fundación de las Cajas de Ahorros Panorama Social 10.

El reparto de las tareas en el hogar es más igualitario en las familias cuyas mujeres trabajadoras tiene un nivel de ingresos alto, aunque en ellas también es más frecuente que haya una persona contratada para las tareas domésticas, exponen las profesoras María José González y Teresa Jurado.

Las autoras consideran que la incorporación de los hombres al trabajo doméstico depende sobre todo de las características de sus mujeres. La socióloga Teresa Jurado ha explicado que la implicación es mayor cuando los hombres tienen jornadas más cortas, empleos públicos, niveles educativos altos y pocos hijos y conviven con mujeres que trabajan y tienen niveles educativos y sueldos elevados.

Además, ha destacado el cambio experimentado por las mujeres en la última década respecto a su incorporación en el mercado laboral y ha recordado que, en 2008, el 72 por ciento de las mujeres de entre 20 y 49 años que viven en hogares con hijos están ocupadas a tiempo completo. Por su parte, la mayoría de los hombres de entre 25 y 50 años siguen dedicando mucho menos tiempo a las tareas domésticas que sus parejas.

La experta también ha señalado que el 18 por ciento de los hogares en los que trabajan los dos miembros cuenta con ayuda de una empleada doméstica, que en el caso de los hogares con mujeres mileuristas aumenta al 20 por ciento y en el de trabajadoras con sueldos superiores a dos mil quinientos euros al 90 por ciento de los hogares.

En otra investigación, los profesores Daniel Devolder y Anna Cabré analizan la reducción del tamaño medio de las familias por la caída de la fecundidad. "El retraso de la edad de la maternidad y en relación con él el aumento de la infecundidad" son algunos de las causas, ha señalado Anna Cabré, quien ha advertido de que el 25 por ciento de las mujeres nacidas en 1994 nunca tendrán hijos.

La población extranjera ha contribuido en un 58 por ciento al aumento de la natalidad entre 2002 y 2006, aunque la tasa de fecundidad de las extranjeras tiende a reducirse mientras aumenta la de las españolas, indica este informe.

Funcas también incluye en esta publicación una comparativa de las deducciones familiares en el IRPF que aplica cada Comunidad Autónoma, que recuerda que, entre las competencias normativas en el IRPF que tienen las autonomías figura la introducción de deducciones por circunstancias personales y familiares, que, en general, han puesto en marcha los gobiernos autonómicos.

No obstante, el estudio de Funcas asegura que la aplicación de estas deducciones "está sujeta en la mayoría de los casos a unos límites muy estrictos que, sin duda, limitan su disfrute real". Son la Comunidad Valenciana, con nueve, y Andalucía, con siete, las que más desgravaciones aplican, por delante de Asturias, Castilla-La Mancha, Canarias, Madrid y Castilla y León (todas ellas con cinco) y de Aragón, Baleares y Galicia (tres en cada caso). Les siguen Cataluña, Cantabria y Extremadura, con dos, y Murcia, con una, en tanto que en el informe no aparece ningún dato de La Rioja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios