Una de las heridas del accidente de Barajas recibe el alta médica

La médica del Samur Ligia Palomino Riveros, una de las heridas que sobrevivieron al accidente aéreo de Barajas el pasado 20 de agosto, ha recibido el alta, después de permanecer ingresada 10 días en el Hospital Ramón y Cajal. Sufría una fractura de fémur, de la que fue intervenida. En el comunicado emitido tras su alta médica, Ligia envía "un abrazo solidario a todas aquellas personas que han perdido a sus seres queridos y a los que han sobrevivido a este terrible accidente". 

Ligia, una colombiana de 42 años de edad, viajaba acompañada de su pareja, un técnico del Samur, José Pablo Flórez García, de 29 años, que logró también sobrevivir, aunque todavía permanece ingresado con diversas fracturas costales y traumatismo torácico con hemoneumotórax, aunque evoluciona favorablemente en el Hospital de La Paz. 

Ambos viajaban con Gema, cuñada de Ligia, que perdió la vida en el accidente, y a la que también se refirió en el comunicado: "En mi corazón siempre estará presente Gema, mi cuñada, un ser entrañable que me dio todo su cariño". También agradeció lo que hizo por ella "cada mano" que le empujó a la vida. "Los bomberos que me rescataron, mis queridos compañeros del Samur que me trasladaron al hospital y que con cada visita me inyectaban energía".

Por último, destacó que quiere recuperar "lo antes posible" su vida cotidiana, al tiempo que aseguró: "me voy fuerte pero pensando en todos aquellos compañeros de viaje a los que no podré abrazar". Agradeció "de corazón" a todo el mundo su apoyo, aunque aseguró que esta experiencia "terrible" ha sido una pausa en su camino. 

Por su parte, los heridos que continúan ingresados en diferentes hospitales evolucionan favorablemente o se encuentran estables dentro de la gravedad. No obstante, preocupa especialmente el estado de una de las heridas, ingresada en el Hospital Doce de Octubre, Ángeles Carpintero Ruiz, de 67 años. También continúa muy grave Pedro Hernán Gómez, de 57 años, que presenta síndrome febril posquirúrgico derivado de la operación de miembros y cara a la que fue sometido el pasado martes 26. Se encuentra sedado y con ventilación mecánica.

La madre del niño de 8 años ingresado en el Hospital Niño Jesús, Gregoria Mendiola Rodríguez, de 44 años, continúa en estado grave, aunque ya le fue suspendida la ventilación mecánica y la sedación, por lo que continúa mejorando. Sufre un traumatismo craneoencefálico severo y diversas heridas. Se encuentra ingresada en la UCI del Hospital Ramón y Cajal. Además, el estado de la herida que había sido trasladada al Hospital Universitario Doctor Negrín en Las Palmas de Gran Canaria, Kim Ivonne Tate, "sigue siendo favorable".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios