Un joven gallego es asesinado a balazos en Brasil por el ex marido de su pareja

  • La familia no cree que el móvil fuera pasional y sospecha que "todo estaba organizado" y que la motivación fue económica Denuncian la falta de información y de apoyo por parte de la Administración española

Ramón Turnes, un vecino del ayuntamiento pontevedrés de Valga, fue asesinado a tiros en Brasil, durante el carnaval, presuntamente por el ex marido de su compañera, de nacionalidad brasileña y con la que vivía desde hacía tres años en Galicia.

"Nos llamó ella el día 3 diciendo que lo mataran, sin más", explicó Ángel Susavila, cuñado de la víctima, y que no quiso mostrar el rostro a cámara ya que confesó "tener miedo" tanto él como toda la familia, de posibles represalias de gente próxima a Daniela, la compañera de Ramón".

"Hay miedo; hubo un asesinato y hay miedo porque sabemos que esto no fue por celos y que hay algo más encerrado", afirmó.

La primera versión que le llegó a la familia habla de un crimen pasional, algo que rechazan porque Ramón llevaba cuatro años con su pareja, con la que tenía un hijo, "y un año yendo a Brasil", por lo que, según su cuñado, es difícil creer "que los celos saltaran ahora".

Distintas versiones

El hecho de que la compañera de Ramón "relatara 3 ó 4 versiones diferentes" de lo sucedido llevó a la familia del joven asesinado a sospechar que detrás de lo sucedido había "algo más".

"La primera versión que dio es que iban andando y que oyeron unos disparos, que se agacharon y que cuando se levantó, mi cuñado estaba en el suelo con los disparos en la cabeza", relató Ángel.

Otra de las versiones ofrecidas habla "de que salieron de un establecimiento disparándole a él y que ella se tiró al suelo y que al levantarse ya estaba muerto".

Además de las distintas versiones ofrecidas por la compañera de Ramón, su familia sospecha porque "se fue con la intención de vender todo lo que tenía allí y de pedirle a ella que se viniese con él y traerse a su hijo". Por todo ello, esta familia gallega tiene claro "que la muerte de Ramón no fue sin más" y que "todo estaba organizado".

Falta de apoyo

La familia del joven asesinado critica el hecho de que nadie desde las administraciones española les hubiera ayudado "a excepción del alcalde de Valga", y que tuvieran que ser ellos solos los que tuvieran que hacer todo para poder traer el cuerpo de Ramón y poder enterrarlo en su tierra.

"Tuvimos que mandar una transferencia bancaria para que nos  mandaran el cuerpo, que llegó en muy mal estado", criticó su cuñado.

Ahora, sólo piden que "o el Ministerio de Exteriores, o el consulado, investigue y que no lo dejen así" y que les informen de los que ha pasado y de cómo van las investigaciones.

"Que no fue un asesinato por celos; hay algo más; que no quede así", concluyó su cuñado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios