El fiscal pide 3 años por la agresión a una ecuatoriana en un tren de Barcelona

  • La agresión de un joven a una menor ecuatoriana graba por las cámaras en un tren en octubre del año pasado constituiría un delito contra la integridad moral y otro de lesiones

Comentarios 7

El Ministerio Fiscal solicita una pena de tres años de prisión para el joven Sergi Xavier M.M. por la agresión racista a una menor ecuatoriana en un tren de los Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC). En su calificación, hecha pública hoy, el fiscal considera que los hechos, que se produjeron en el interior de un vagón en la noche del 7 de octubre de 2007, constituyen un delito contra la integridad moral y otro de lesiones.

La agresión quedó grabada por las cámaras de seguridad del tren y en las imágenes se ve al imputado propinando diversos manotazos y una patada a la menor, mientras le lanza improperios e insultos racistas, ante la pasividad de otro viajero que iba en el vagón. La acusación pública pide que se prohíba al acusado cualquier tipo de comunicación durante cuatro años con la víctima, de 15 años en el momento de los hechos, y que se le condene a pagar una indemnización, cuya cuantía se deberá determinar en fase de ejecución de la sentencia.

La menor, de origen ecuatoriano, sufre un cuadro de ansiedad compatible con un estrés postraumático moderado, según la acusación pública. Las imágenes de la agresión tuvieron una gran difusión mediática y despertaron una gran indignación no sólo en España sino también en el país de origen de la menor.

En una visita a Barcelona días después de los hechos, la ministra de Exteriores de Ecuador, María Fernanda Espinosa, dijo que se trataba de un delito "fragante" y anunció que el ejecutivo se ocuparía personalmente de las gestiones legales del caso de la menor porque querían que fuera un "caso ejemplificador". En Cataluña, los partidos políticos pactaron una declaración en el Parlament en la que rechazaban y condenaban el ataque racista perpetrado por Sergi Xavier M.M.

En el escrito de acusación, el fiscal relata que el imputado, de 21 años y vecino de Santa Coloma de Cervelló (Barcelona), subió sobre las 23:45 horas al vagón hablando "acaloradamente" por el teléfono móvil y profiriendo insultos racistas mientras decía a su interlocutor que había matado a "un moro". Entonces, al ver en uno de los asientos del convoy a la víctima, de 15 años de edad, se dirigió directamente a ella y le dijo, entre otros insultos, que era una "inmigrante de mierda". A continuación, el imputado "la golpeó con la mano en la cabeza, pellizcó con fuerza el pecho izquierdo y le dio un manotazo en el antebrazo izquierdo", según el fiscal.

Cuando el tren se acercaba a la parada de la Colonia Güell, el acusado se acercó a las puertas del vagón, pero, antes de descender, retrocedió y, sujetándose en la barra vertical, "lanzó una fuerte patada dirigida en la cabeza de la menor", aunque al final impactó en el hombro izquierdo. Luego volvió a acercarse a ella y le propinó "un puñetazo en la región izquierda de la cintura y un manotazo en la cabeza", destaca el escrito de acusación.

Al advertir de la presencia de otra persona de origen sudamericano sentada en el vagón, Sergi Xavier M.M. dijo, según figura en la calificación, que "todos los inmigrantes deberían estar muertos", poco antes de descender finalmente del tren. Aún estando en el exterior, el acusado siguió insultando a la joven por la ventanilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios