¿Es o no el final de XP?

Comentarios 1

Cuando apareció Windows Vista en el mercado, muchos usuarios se aferraron a su XP; pero lo que parecía un natural temor a lo nuevo se ha convertido ahora en una corriente mayoritaria, sobre todo porque muchos usuarios de Vista han exigido el cambio y, de hecho, siguen teniendo una excelente venta los ordenadores equipados con XP. La razón, sin duda, estriba en lo complicado del sistema de seguridad del nuevo, así como el amplio número de dispositivos de hardware y software que literalmente no funcionan.

Los fabricantes no se han puesto el turbo precisamente para adaptar sus productos al nuevo Vista. Ahora, parece que los planes de Microsoft de acabar con XP el 30 de junio próximo pueden cambiar, al menos en lo que se refiere a los usuarios domésticos con ordenadores de mediana potencia, que podrán seguir montando XP Home, hasta el punto de que en 2010, cuando está previsto que aparezca Windows 7, el sucesor de Vista, todavía se seguirían suministrando los citados XP, intentando, con ello, contrarrestar la fuerza de Linux, que cada vez está siendo más aceptado por los usuarios. Y todo ello desde el punto de vista oficial, porque, extraoficialmente, muchos usuarios disponen ya de un XP desasistido, que se monta fácilmente en cualquier ordenador y se actualiza con normalidad, sin conectarse a los servidores de seguridad de Microsoft y que, son, por lo tanto, indetectables, al menos con los sistemas habituales. Con ello, puede deducirse que aún le queda un largo recorrido a XP, a la espera de que mejoren los tiempos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios