Seis detenidos por el secuestro de un empresario valenciano que huyó tras seis días encerrado

  • Uno de los raptores trabajaba en la empresa de la víctima, a cuya familia pidieron 300.000 euros por su rescate.

Comentarios 5

Lo engañaron con una llamada telefónica que parecía de trabajo. Lo trasladaron a una cabaña alejada y allí lo retuvieron durante seis días. Intentó escapar en una primera ocasión, pero los raptores le pusieron una capucha y bridas. A la vez, contactaron con su familia, a la que pidieron 300.000 euros por la liberación del empresario de la construcción. También le amenazaron con matarle si el secuestro no terminaba como ellos deseaban. Finalmente, el hombre logró escapar y llegar hasta un cuartel de la Guardia Civil. Los agentes comprobaron que uno de los implicados era un trabajador de la empresa de la víctima. 

Agentes de la Policía Nacional han detenido a seis personas como presuntas autoras del secuestro de un empresario de la construcción al que mantuvieron encerrado durante seis días en una cabaña de campo por la zona de Chiva (Valencia), de la que finalmente consiguió escapar. Las investigaciones de los agentes permitieron descubrir que uno de los presuntos implicados era un trabajador de la empresa de la víctima. Los captores, que presuntamente golpearon y amenazaron a la víctima con enterrarle en una fosa que habían cavado para él si algo no salía como esperaban, solicitaron un rescate de 300.000 euros, según ha informado la Policía.  

La víctima había recibido lo que parecía una llamada de trabajo más y se dirigió a bordo de su vehículo al lugar de la cita, en un polígono industrial de Chiva (Valencia), donde le esperaban dos individuos. Mediante engaños, le llevaron hasta otro lugar donde apareció una furgoneta de la que se bajaron otras dos personas, de nacionalidad colombiana, que presuntamente se abalanzaron sobre él.  Tras amenazarle con un arma, le obligaron a subir al vehículo, donde le propinaron varios golpes. Desde allí le trasladaron a una cabaña de campo donde esperaba otro miembro del grupo, también de origen colombiano, que se encargó de su custodia.

La víctima permaneció encerrada durante seis días en los que intentó darse a la fuga en una primera ocasión, aunque sus raptores le pusieron una capucha y unas bridas para inmovilizarlo, además de golpearle en repetidas ocasiones. Además, le dijeron que habían cavado una fosa donde le iban a enterrar "si algo salía mal", según ha explicado la Policía. No obstante, el empresario finalmente logró escapar y se presentó en el cuartel de la Guardia Civil de Cheste, desde el que le trasladaron a un centro hospitalario donde le atendieron de las múltiples contusiones que presentaba.

Al día siguiente de su desaparición, el hermano pequeño de la víctima recibió una llamada de su familiar en la que le decía le tenían "unos colombianos" y que "ya llamarán a papá o a tu hermana". La familia contactó con agentes de la Jefatura Superior de Policía de Valencia quienes activaron el protocolo establecido para estos casos, al tiempo que alertaron a la Sección de Secuestros y Extorsiones de la UDEV Central. 

Las investigaciones practicadas por los agentes permitieron averiguar que un trabajador de la empresa familiar podría estar vinculado con el rapto. A partir de este dato, lograron identificar a un hermano de éste como la persona encargada de la custodia y a otras dos personas más, de nacionalidad española, que estarían colaborando con ellos. La fuga del rehén alteró los planes de los secuestradores. Ese mismo día, los agentes lograron arrestar a cinco de ellos tras verificar que tanto la víctima como su familia se encontraban a salvo. Posteriormente se detuvo a la persona que se encargó de la custodia mientras permaneció encerrado en la cabaña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios