Un control rutinario de tráfico destapa un robo en casa de un traficante de drogas

  • Los investigadores determinaron que los objetos que iban en el coche, procedían de una vivienda que había sido asaltada con violencia e intimidación

Un control de tráfico rutinario realizado el pasado 29 de julio en Mataró (Barcelona) permitió destapar un robo violento cometido la noche anterior en el domicilio de un traficante de drogas de La Llagosta (Barcelona) sobre el que pesaba una orden judicial de búsqueda y captura.

Durante este control, los agentes dieron el alto a un vehículo en el que viajaban tres hombres, uno de los cuales intentó deshacerse de una bolsa con cien gramos de cocaína lanzándola al suelo, según ha informado la policía catalana.

Al percatarse de este gesto, los agentes detuvieron a los tres ocupantes, Óscar H.V., de 30 años; Albert B.F., de 24, y Francisco P.M., de 46, por un supuesto delito de tráfico de drogas, y trasladaron el vehículo a la comisaría con el objetivo de esclarecer el origen de los ordenadores, los teléfonos móviles y demás objetos de valor que se encontraron dentro del coche.

Los investigadores pudieron determinar posteriormente que éstos objetos procedían de una vivienda que había sido asaltada con violencia e intimidación en el municipio de La Llagosta unas horas antes.

Presuntamente, tres hombres armados con un cuchillo y un arma de fuego y a cara descubierta amordazaron y ataron de manos a los inquilinos de la casa y les robaron los ordenadores y los teléfonos móviles.

Las víctimas, José Antonio F.G., de 41 años y nacionalidad española, y su pareja sentimental, Katherine J.J., de 24 años y origen boliviano, aseguraron a la policía que no habían denunciado el robo por temor a las represalias de los atracadores, aunque asignaron la autoría del asalto a los tres sospechosos.

Ante los evidentes indicios de su presunta participación en el atraco, los agentes atribuyeron también a los detenidos el delito de robo con violencia.

Sin embargo, las indagaciones también permitieron determinar que los cien gramos de cocaína decomisados en el control policial de Mataró provenían del domicilio de las víctimas del robo, de manera que José Antonio F.G. y Katherine J.J. fueron arrestados por un delito contra la salud pública por tráfico de drogas.

Sobre José Antonio F.G. pesaba una orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión de la Audiencia de Barcelona, mientras que Katherine J.J. deberá comparecer ante el juez cuando sea requerida.

Por su parte, Óscar H.V., Francisco P.M. y Albert B.F., todos ellos de nacionalidad española, ingresaron en prisión provisional tras declarar en el juzgado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios