Casi un centenar de periodistas murieron en 2007 haciendo su trabajo

  • Un informe del Instituto Internacional de la Prensa (IPI) afirma que el país más peligroso para la profesión periodística es Iraq, donde perecieron 42 reporteros el pasado año.

Un total de 93 periodistas perdieron la vida en 2007 durante el ejercicio de su labor informativa, casi la mitad de ellos en Iraq, según el informe anual hecho publico hoy por elInstituto Internacional de la Prensa (IPI), con sede en Viena.

"Iraq demostró ser el lugar más peligroso de la tierra para informar", tal y como lo atestiguan los 42 reporteros que murieron de forma violenta a raíz de los violentos conflictos que sacuden al país árabe.

Bajo el título 93 razones por las que el periodismo continua siendo una profesión peligrosa, el informe del IPI insiste en que el clima de miedo e inseguridad que rodea el trabajo de los reporteros en Irak "hace extremadamente difícil para muchos periodistas cumplir su función".

A excepción del ruso Dmitry Chebotayev, todos los periodistas muertos eran iraquíes, lo que muestra, según el IPI, "cuán grande es el precio que los periodistas iraquíes están pagando para informar sobre su país".

La mayoría de los reporteros que perdieron la vida trabajaban para medios estadounidenses o británicos, y en casi todos los casos los autores de las muertes fueron las distintas milicias extremistas que existen en el país.

De los 42 fallecidos, 25 fueron tiroteados, ocho murieron en explosiones, otros dos fueron brutalmente apaleados y otro más murió en el ataque de un helicóptero militar de Estados Unidos.

Seis más fueron hallados muertos días después de haber sido secuestrados, aunque la causa de su fallecimiento no ha sido aclarada.

Además del permanente riesgo para sus vidas, este organismo denuncia el aumento de detenciones y registros irregulares, así como la progresiva intromisión de las autoridades iraquíes y de las fuerzas militares de Estados Unidos en el trabajo de los reporteros, con prohibiciones de acceso a ciertos lugares y censura de la cobertura informativa.

En ese sentido, el informe destaca la prohibición dictada por el Parlamento contra el canal de noticias Al Jazeera para que trabaje en el país, la presión contra la productora independiente Wassan y el veto al que los periodistas se acerquen a escenarios de atentados con bomba en la hora siguiente al suceso.

Además, desde el IPI se critica el "fracaso" del Gobierno de Bagdad para investigar los ataques a los periodistas.

Respecto a otras zonas conflictivas, el IPI recuerda que ocho víctimas mortales se cobró el conflicto en Somalia. También en África, el IPI critica los impedimentos del Gobierno de Zimbabue a la labor informativa.

En América, el número de periodistas que murieron en 2007 se elevó el año pasado a 13, dos menos que en 2006.

En México, dos periodistas fueron asesinado mientras otros seis permanecen desaparecidos, lo que le coloca como el país americano con perores datos en lo que a seguridad para la prensa se refiere.

El Informe de la Libertad de Prensa del Mundo 2007 recuerda también el asesinato de Hrant Dink en Turquía, perpetrado por un compatriota nacionalista, y pone el caso como ejemplo del peligro que sufren "aquellos que defienden la libertad de prensa".

También destaca que dos profesionales de la prensa murieron en Palestina, y otros en Pakistán, Afganistán y Sri Lanka.

Por otro lado, el documento del Instituto, una red de editores y redactores jefes de medios de comunicación en 140 países, denuncia una larga lista de violaciones de la libertad de prensa.

"China sigue siendo el peor carcelero de periodistas en todo el mundo, con no menos de 30 periodistas y 50 "bloggers" actualmente en prisión", destaca el informe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios